Skip to Content

Funduplicatura Laparoscópica De Nissen Pediátrica

LO QUE NECESITA SABER:

Una funduplicatura laparoscópica de Nissen pediátrica es una cirugía para tratar el reflujo gastroesofágico (RGE) en su niño. Durante esta cirugía envuelven la parte superior del estómago de su niño alrededor de la parte inferior de su esófago. Esto previene que el ácido en su estómago se sube al esófago de su niño.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía:

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica las pruebas, tratamientos, o procedimientos que su hijo podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender el cuidado médico de su hijo en términos y palabras que usted entienda. Antes de firmar el formulario de autorización, entienda los riesgos y beneficios de lo que le realizarán al niño. Asegúrese que todas sus preguntas hayan sido contestadas.
  • Apoyo emocional: Permanezca con su niño para confortarlo y apoyarlo tan frecuente como le se posible mientras esta en el hospital. Solicite que algún otro miembro de familia o persona cercana a su niño se quede con él cuando usted no pueda. Lleve al hospital objetos de su casa que usted sabe que ayudarán a consolar a su bebé, como una cobija o juguete favorito.
  • Una cánula intravenosa es una sonda pequeña que se introduce en la vena de su niño y se usa para administrarle medicamentos o líquidos.
  • Cuidados preoperatorios: Pueden darle un medicamento a su niño para que se relaje. Su niño sera llevado a la sala de la cirugía o el procedimiento.
  • La anestesia general mantendrá a su niño dormido y sin dolor durante la cirugía. La anestesia podría administrarse a través de la vía intravenosa de su niño. En lugar de esto, el niño la puede respirar a través de una mascara o conducto colocado por su garganta. La sonda podría provocar que su niño tenga dolor en la garganta cuando se despierte.
  • Sonda nasogástrica u orogástrica: Una sonda nasogástrica (SNG) u orogástrica (SOG) puede ponerse por la nariz o boca de su niño hacia su estómago. Esta sonda permite tener aire y fluidos fuera de su estómago durante la cirugía. Después de la cirugía el tubo también puede ser utilizado para administrar líquidos, alimentos o medicamentos a su niño .

Durante la cirugía del niño:

  • Colocan a su hijo en su espalda o en una posición semi-sentada con sus piernas dobladas. Su pecho y abdomen serán lavados con agua y jabón. Hacen una pequeña incisión (cortada) arriba del ombligo de su niño para meter el laparoscopio. Los médicos insertan otras herramientas a través de 4 o más pequeñas incisiones que hacen en el abdomen de su niño. Se inflan el abdomen de su niño con un gas (dióxido de carbono). Esto levanta la pared abdominal para despegarla de los órganos internos y darles a los médicos más espacio para trabajar.
  • Los médicos mueven otros órganos del cuerpo, como el hígado y diafragma, hacia un lado. Inclinan la tabla donde su niño está acostado para levantar su cabeza y la parte superior de su cuerpo. Aflojan la parte superior del estómago de su abdomen. Insertan un tubo especial en la boca hasta el estómago de su niño para mantener el esófago abierto . Envuelven la parte superior del estómago alrededor de su esófago y se sutura en su lugar. Los médicos retiran el tubo que mantiene el esófago de su niño abierto y pueden colocar una sonda de gastrostomía. Sueltan el gas adentro del abdomen de su niño. Estas incisiones están cerradas con puntadas o cintas quirúrgicas y cubiertas con vendajes.

Después de la cirugía del niño:

Su hijo será llevado a una habitación hasta que se despierte. Los médicos lo vigilarán de cerca por cualquier problema. Tal vez usted pueda entrar y sentarse con su niño. No permita que su niño se levante de la cama hasta que el médico se lo autorice. Cuando los médicos vean que su niño está bien, lo llevarán de regreso a su habitación del hospital.

  • Dieta:
    • Es posible que su hijo pueda comer cuando se escuchen sonidos de los intestinos (gruñe el estómago). El médico del niño escuchará el abdomen utilizando un estetoscopio. Usualmente dan agua o líquidos en las primeras horas después de la cirugía. Se puede dar la leche de 12 a 15 horas después. Si el niño no tiene problemas después de beber líquidos, los médicos entonces podrían permitirle que coma alimentos blandos. Algunos ejemplos de alimentos suaves son el budín, salsa de manzana y puré de papas.
    • Su niño puede tener un tubo de gastrostomía. Consulte con los médicos para que le enseñen cómo cuidar el tubo de gastrostomía de su niño.
  • Medicamentos: Es probable que su niño necesite cualquiera de los siguientes:
    • Antibióticos: Se administra este medicamento para ayudar a prevenir o tratar una infección causada por bacteria.
    • Medicamento contra las náuseas: Este medicamento puede ser administrado a su niño para calmarle el estómago y controlarle el vómito. Su niño puede tener malestar estomacal después de la cirugía y de usar medicamentos para el dolor.
    • Analgésicos: Su niño puede que necesite medicamento para quitar o disminuir el dolor. Sepa cuando su niño necesita recibir su medicamento y la cantidad. Fíjese si el niño presenta signos de estar dolorido. Informe a los médicos si continua o empeora su dolor. Para prevenir caídas, manténgase con su niño para que lo pueda ayudar a levantarse de la cama.
  • Signos vitales: Los médicos van a revisar la presión sanguínea, ritmo cardíaco, ritmo respiratorio, y la temperatura de su niño. También van a hacerle preguntas a su niño sobre su dolor. Estos signos vitales proveen información a los médicos sobre el estado de salud vigente de su niño.

RIESGOS:

  • Pueden suceder problemas con la cirugía laparoscópica de su niño que pueden llevar a una cirugía abierta. El esófago, estómago, hígado, intestino, vasos sanguíneos o nervios de su niño podrían ser dañados durante la cirugía. Esto puede causar sangrado y una gran pérdida de sangre. También podrá tender problemas respiratorios o una infección durante o después de la cirugía. Su estómago puede envolverse a su esófago demasiado apretado o demasiado suelto. Puede tener problemas para tragar y su estómago puede hincharse. Aún después de la cirugía, los signos y síntomas de su niño puedan regresar o empeorar.
  • Sin tratamiento, los síntomas del RGE de su niño pueden continuar y empeorar. El forro de su esófago puede ser dañado y causar que se formen úlceras (llagas). Esto puede cicatrizar y hacer el esófago más estrecho. Cuando esto sucede, su niño puede tener dolor de pecho severo y problemas para comer. En bebés, el RGE grave puede causar paro respiratorio o disminuír el ritmo cardíaco. El daño al esófago puede llevar a problemas médicos graves. Consulte con el médico de su niño si usted tiene preguntas o inquietudes acerca de la cirugía, los medicamentos o el cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide