Skip to Content

Fractura De Pie En Adultos

LO QUE NECESITA SABER:

Se produce una fractura en el pie cuando uno o más de los huesos del pie se quiebran. Las fracturas de pie por lo general son causadas por traumas, caídas, lesiones por fatiga de una acción repetitiva.

Anatomía del pie

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Consentimiento informado

es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.

Una cánula intravenosa

es un tubo pequeño que se coloca en la vena y se usa para administrar medicamentos o líquidos.

Medicamentos:

  • Antibióticos: Este medicamento se administra para ayudar a tratar o prevenir una infección causada por bacteria.
  • Analgésicos: Es posible que le receten un medicamento para aliviar el dolor. No espere hasta que su dolor esté muy fuerte para solicitar más medicamento.
  • Vacuna antitetánica: Esta vacuna se aplica para prevenir que contraiga el tétano. Es posible que necesite recibirla si se le abrió la piel como resultado de la lesión. Debe darse la vacuna antitetánica si no se la ha dado en los últimos 5 a 10 años.

Tratamiento:

El tratamiento dependerá del hueso que se haya fracturado y el tipo de fractura que tenga. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes tratamientos:

  • Bota, yeso o férula: Es posible que le pongan una bota, un yeso o una férula para limitar el movimiento de la parte inferior de la pierna y el pie. Estos dispositivos mantienen los huesos en su lugar, alivian el dolor y evitan que el pie se dañe aún más.
  • Cirugía: Podría necesitar una cirugía si la fractura de su pie es grave o no se cura con otros tratamientos. Si usted tiene una fractura abierta, podría necesitar desbridamiento antes de su cirugía. El desbridamiento es cuando su médico remueve tejido dañado e infectado, y limpia la herida. Se hace para evitar que contraiga una infección y que sane mejor. Es posible que usted necesite alguno de los siguientes:
    • Fijación externa: Su médico colocará tornillos en los huesos fracturados a través de la piel. Los tornillos se fijan a un dispositivo que se encuentra fuera del pie. La fijación externa mantiene los huesos unidos, de modo que se puedan sanar.
    • Reducción abierta y fijación interna: Durante esta cirugía, su médico le hará una incisión en el pie para enderezar los huesos fracturados. Es posible que use alambres, tornillos y placas de metal o clavos para mantener unidas las partes de los huesos fracturados.
    • Fijación con clavo: Es posible que su médico deba usar clavos de alambre de metal para enderezar los huesos fracturados del pie. Los clavos mantendrán unidas las partes del hueso fracturado. Colocarán los clavos a través de la piel y usarán un pequeño taladro para ponerlos en el hueso.
  • Tracción: La tracción jala los huesos para colocarlos nuevamente en su lugar. Se podría poner un clavo en el hueso o en el yeso y sujetarlo al dispositivo de tracción. Se cuelgan pesas del dispositivo de tracción para ayudar a poner los huesos en la posición correcta.

Fisioterapia:

Es posible que su médico quiera que usted comience a hacer fisioterapia mientras se encuentre en el hospital. Un fisioterapeuta le ayudará a hacer ejercicios para mejorar el movimiento de su pie. Los ejercicios también podrían ayudar a fortalecer los músculos y los huesos del pie.

RIESGOS:

  • Los nervios, tejidos y vasos sanguíneos de su pie se podrían dañar durante la cirugía. Podría tener entumecimiento o debilidad en el pie y los dedos del pie. Es posible que su pie no sane bien o que no quede igual que antes de la lesión. Los tornillos o clavos que se usaron durante la cirugía se podrían soltar y podría ser necesario hacer otra cirugía. Se le podría formar un coágulo sanguíneo en la pierna. El coágulo podría desprenderse y viajar a su corazón o cerebro y crear problemas de peligro mortal, como un ataque al corazón o un derrame cerebral.
  • Si no recibe tratamiento, puede que la fractura de su pie no se sane. Si la fractura se cura sola, su pie podría quedar deformado. Es posible que no pueda mover el pie tan bien como antes de la lesión. Podría sentir dolor, debilidad o pérdida de la sensación en el pie. Podría correr el riesgo de que se le formen coágulos de sangre. Se le podrían dañar los tejidos y contraer una infección. Si la infección es grave, se le podría infectar el hueso y podría resultar necesario amputarle el pie.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide