Skip to Content
Know what to ask with our GIST Doctor Discussion Guide

Enterocolitis Necrotizante En Niños

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La entorocolitis necrotizante también conocida como NEC (sigla inglesa para Necrotizing Enterocolitis) es una enfermedad intestinal grave que usualmente afecta a los infantes prematuros. Esto usualmente ocurre en las dos primeras semanas de vida y después de haber comenzado la lactancia. Debido a la NEC, los intestinos se infectan e inflaman. Esto causa daños y necrosis (muerte de un tejido) en una parte o en todo el intestino. Al pasar el tiempo, la necrosis puede impedir el flujo de sangre a través de los intestinos, causando dolor, perforación o sangrado. La causa exacta de la NEC permanece sin aclarar, sin embargo, se piensa que muchos factores pueden aumentar la posibilidad de que esta enfermedad se presente. En estos factores se pueden incluir prematuridad, bajo suministro de oxígeno y sangre hacia los intestinos, las lactancias, y las infecciones.
    Picture of a normal digestive system
  • Los signos y síntomas pueden aparecer después de alimentar a su bebé con leche. El bebé puede presentar dolor abdominal, abdomen agrandado o dificultad para respirar o alimentarse. También puede presentar sangre en sus evacuaciones intestinales o vómito verdoso. Para diagnosticar la NEC, pueden usarse radiografías de abdomen o exámenes de materias fecales. En el tratamiento se pueden incluir una sonda nasogástrica o alimentación a través de una cánula intravenosa, cirugía o medicamentos para aliviarle los síntomas. Entre más rápido se detecte y se trate esta enfermedad, mayores serán las posibilidades de que su bebé sobreviva. Con tratamiento, como medicamentos y cirugía, los síntomas podrían aliviarse y la calidad de vida de su bebé también podría mejorar.

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Mantenga una lista vigente de los medicamentos de su niño: Incluya la cantidad, horario, forma, y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista y los recipientes de píldoras a sus visitas de seguimiento. Mantenga consigo la lista de medicamentos de su niño en caso de una emergencia. Bote las listas de medicamentos viejas. Administre las vitaminas, hierbas o suplementos alimenticios solo como se le haya indicado.
  • Administre los medicamentos de su niño siguiendo las indicaciones de los médicos: Llame al médico de cabecera de su niño si piensa que sus medicamentos no le están ayudando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Consulte con su médico antes de cambiar o suspender los medicamentos de su niño.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño al cerebro e hígado de peligro mortal. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Antibióticos: Estos medicamentos se administran para combatir infecciones causadas por bacterias. Administre este medicamento a su niño exactamente como lo haya ordenado su médico de cabecera. No deje de administrar el antibiótico a su niño a menos que lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o administre a su niño antibióticos que le fueron recetados para otras enfermedades.
  • Medicamentos para el dolor: Su niño podría necesitar medicamento para suspender o reducir su dolor. Sepa cuando su niño necesita recibir su medicamento y la cantidad. Observe a su niño para signos de dolor. Informe a los médicos si continua o empeora su dolor. Para prevenir caídas, manténgase con su niño para que lo pueda ayudar a levantarse de la cama.

Solicite más información sobre el lugar y la hora que usted necesita llevar a su niño para sus consultas de seguimiento:

Solicite información sobre el cuidado continuo, tratamientos, y servicios a domicilio para su niño.

Dieta:

Un médico, conocido como dietista, hablará con usted acerca de la alimentación y nutrición de su bebé. Pregunte si es conveniente alimentar a su bebé con leche materna o cuál leche debe usar usted para alimentarlo. Consulte también, sobre la apropiada alimentación de su bebé y así saber en qué momento puede aumentarle la cantidad de leche. Fórmulas o aceites especiales pueden ser agregados a los alimentos o líquidos de su bebé. Estos pueden agregar calorías adicionales para ayudar en el desarrollo de su bebé.

Lávate las manos y lava las manos de tu hijo frecuentemente.

Este ayudará prevenir la propagación de gérmenes. Motiva que en tu casa todos se laven las manos con agua y jabón después de ir al baño. También deben lavarse las manos después de cambiar un pañal y antes de preparar o comer los alimentos.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Su niño tiene una fiebre.
  • Su bebé está más irascible o llora más de lo usual.
  • Su bebé presenta picazón, hinchazón o salpullido en la piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes relacionadas la enfermedad, medicamentos o cuidados de su bebé.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Su bebé tiene dificultad para respirar o sus labios y uñas de las manos se vuelven azules.
  • Su bebé no puede comer o beber, o está orinando menos o no está orinando en absoluto.
  • Su bebé está presentando una convulsión.
  • Su bebé se ve muy débil o duerme más de lo normal.
  • El vómito o evacuaciones intestinales de su bebé presentan sangre.
  • La herida o vendaje de su bebé presenta pus o mal olor, aunque usted esté limpiándolos todos los días.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide