Skip to Content

Endoscopía Superior En Niños

CUIDADO AMBULATORIO:

Una endoscopía superior:

también se conoce como una endoscopía gastrointestinal (GI) o una esofagogastroduodenoscopía (EGD). Se usa un endoscopio (tubo delgado y flexible con una luz y una cámara) para examinar las paredes de los intestinos superiores de su niño. El intestino delgado incluye el esófago, el estómago y el duodeno (primera parte del intestino delgado). Una EGD se usa para determinar si hay problemas, como sangrado, inflamación, pólipos, úlceras o infección. Una endoscopía superior en los niños se usa con frecuencia para determinar la causa del dolor abdominal, dificultad para tragar o náusea y vómito. También podría realizarse para remover objetos extraños como una moneda o un juguete que se tragó.

La preparación de su niño para una endoscopía superior:

  • El médico de su niño le indicará cuándo su niño debería dejar de comer o tomar líquidos antes de su procedimiento. Si el procedimiento de su niño va a ser ya tarde en el día, usted podría darle líquidos claros hasta 2 a 4 horas antes de su procedimiento. Los líquidos claros incluyen agua, soluciones de rehidratación oral (SRO) o jugos sin pulpa. No le dé líquidos claros que sean de color rojo o morados. Suspenda la lactancia a su niño 4 horas antes de su procedimiento.
  • El médico de su niño le indicará cuáles medicamentos podría tomar o no tomar su niño en el día de su procedimiento. Si su niño tiene 6 años de edad o es mayor, explíquele lo que podría suceder durante este procedimiento, para disminuir su ansiedad. Esto también podría aumentar su cooperación y tolerancia para el procedimiento. El médico de su niño podría darle medicamento para ayudarlo a relajarse antes del procedimiento.

Qué sucederá durante una endoscopía superior:

  • Es posible que su niño reciba sedante por vía intravenosa o anestesia general. Los sedantes por vía intravenosa lo harán sentirse soñoliento y lo ayudarán a relajarse durante el procedimiento. La anestesia general podría administrase para mantener a su niño dormido y sin dolor durante el procedimiento. El médico de su niño podría pedirle que entre a la sala del procedimiento hasta que su niño se duerma. Esto podría disminuir la ansiedad de su niño y ayudarlo a cooperar con los médicos.
  • También podrían administrarle medicamento para adormecer su garganta a su hijo. Es posible que su niño necesite usar una pieza bucal de plástico para ayudarlo a mantener su boca abierta y proteger sus dientes y lengua. El médico de su niño introducirá el endoscopio cuidadosamente a través de su boca y lo bajará por su garganta. Es posible que su niño sienta molestia en su garganta, pero no debería sentir dolor. El endoscopio no impedirá que su niño respire.
  • El médico de su niño observará el endoscopio en un monitor. Podría tomar imágenes con el endoscopio y buscar áreas anormales. Es posible que le inyecte aire cuidadosamente para que pueda ver el tracto digestivo de su niño claramente. El médico de su niño podría tomar muestras de tejido y mandarlas al laboratorio para su examinación. Él podría remover los objetos extraños, tumores o pólipos que pudieran estar bloqueando los intestinos superiores de su niño. Su médico también podría introducir instrumentos a través del endoscopio para tratar el sangrado o para colocar un stent (tubo). Cuando termine el procedimiento, el endoscopio será removido lentamente.

Qué sucederá después de una endoscopía superior:

Los médicos vigilarán a su niño hasta que despierte. Ellos palparán el estómago de su niño y escucharán los sonidos intestinales con un estetoscopio. Es posible que su niño sienta inflamación estomacal, gas, o que tenga molestia o distensión abdominal. La garganta de su niño podría estar irritada por 24 a 36 horas después del procedimiento. Es normal que su niño escupa una pequeña cantidad de sangre. Su niño podría eructar o expulsar gas debido al aire que todavía está dentro de su cuerpo después del procedimiento. Es posible que su niño necesite caminar un poco o acostarse en su costado izquierdo para ayudar a expulsar el gas. El médico de su niño podría recetarle (ordenar) medicamento dependiendo de lo que encuentre durante el procedimiento. Posiblemente su hijo pueda ir a casa si está despierto y puede tomar líquidos, o es posible que tenga que pasar la noche en el hospital.

Los riesgos de una endoscopía superior?

El esófago, estómago o duodeno de su niño podrían ser perforados o rasgados durante el procedimiento. Esto es debido al aumento de la presión conforme el endoscopio y el aire van pasando. Su niño podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Su niño podría tener un latido cardíaco lento o irregular, o presión arterial baja, durante el procedimiento. Esto puede provocar sudor y desmayos. Podría entrar líquido en los pulmones de su niño y él podría tener dificultad para respirar. Estos problemas pueden ser mortales.

Llame al 911 en caso de presentar lo siguiente:

  • Su hijo se queja de dolor en su pecho.
  • Su hijo tiene dificultad para respirar

Busque atención médica de inmediato si:

  • Su hijo se siente mareado o se desmaya.
  • Su hijo tiene dificultad para tragar.
  • Las evacuaciones intestinales de su niño son oscuras, negras o usted nota sangre roja brillante en ellas.
  • El estómago de su niño está muy adolorido, se siente duro y está más grande de lo normal.
  • Su niño vomita sangre.

Consulte con su médico sí:

  • Su hijo tiene fiebre o escalofríos.
  • Su hijo no puede expulsar los gases.
  • Su hijo no tiene deposiciones intestinales por 3 días después de su procedimiento.
  • Su hijo tienen náuseas o vómitos.
  • Su niño tiene comezón, inflamación o sarpullido en la piel.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o el cuidado de su hijo.

Cuidado del niño:

  • Limite la actividad de su niño después del procedimiento. Tenga a su niño acostado en el sillón o descansando tranquilamente hasta el día después del procedimiento. Él podría sentirse cansado y necesitar tomar siestas con frecuencia. Su hijo puede caminar un poco al baño o alrededor de la casa para ayudar a expulsar el gas. Él no debería practicar deportes o realizar actividades vigorosas después del procedimiento. Es posible que él pueda regresar a la escuela o a la guardería al día siguiente de su procedimiento. Consulte con el médico de su niño sobre cuándo puede regresar a sus actividades normales.
  • Alivie el gas y la molestia de su niño. Pídale a su niño que se recueste sobre su costado derecho. Es posible que necesite caminar un poco para ayudar a expulsar el gas. Dele comidas con porciones pequeñas hasta que su inflamación estomacal se haya aliviado. Comience con líquidos claros como jugo sin pulpa. Si no presenta malestares con los líquidos, comience a darle sus alimentos regulares. Consulte con el médico si su niño necesita seguir una dieta especial.
  • Alivie la irritación de garganta de su niño. Dele hielo triturado o paletas de hielo de sabores a su niño.

Programe una cita con su médico de su niño como se le haya indicado:

Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide