Skip to Content

Dolor Postoperatorio

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • El dolor postoperatorio es el que ocurre después de una cirugía. También recibe el nombre de dolor posquirúrgico. Cada persona siente y responde de una manera diferente a los tratamientos para controlar el dolor. Anteriormente se creía que después de una cirugía era normal tener un dolor intenso y, que además, era de esperarse. Pero actualmente, existen tratamientos para prevenir o controlar el dolor postoperatorio. Es importante mantener el dolor en un nivel bajo para que usted tenga comodidad. Esto ayudará a que usted empiece a moverse más pronto lo cual ayuda a que usted se recupere con más rapidez.
  • El dolor postoperatorio es causado por las lesiones que se producen en su piel, músculos y nervios, durante la cirugía. La intensidad del dolor postoperatorio depende de la magnitud de la cirugía practicada. Otra causa del dolor es la presencia de gases en el intestino. La ansiedad o preocupación, también empeoran el dolor postoperatorio. Hable con los médicos acerca de su dolor para que ellos puedan ayudarle a manejarlo. Los médicos desean disminuir su sufrimiento. A continuación, mencionaremos algunas de las otras razones por las cuales es importante controlar el dolor después de una cirugía.
    • El dolor afecta su sueño normal lo cual hace que usted se sienta sin energías. Y, si usted tiene mucho dolor, es posible que usted sea incapaz de realizar las cosas que ayudan a mejorar más rápido, como sentarse en una silla o caminar.
    • El dolor también puede hacer que usted respire muy superficialmente y le impide toser. Esto puede conducir a una neumonía.
    • El dolor puede afectar su apetito (deseo de comer) e impedir que sus intestinos funcionen normalmente. Esto puede hacer que usted no coma después de la cirugía. Una buena nutrición es muy importante para su recuperación.
    • El dolor también puede afectar su estado de ánimo (lo que usted siente respecto a las cosas) y sus relaciones con las demás personas.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

RIESGOS:

Usted podría presentar otros problemas de salud si su dolor no es tratado. Infórmele al médico cuando sienta dolor. Consulte con el médico si tiene preguntas o preocupaciones sobre su dolor, sus medicamentos o cuidados.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

  • Controlando el dolor: Los médicos necesitan que usted hable con ellos acerca de su dolor. Esto les ayuda a averiguar la mejor forma de tratarlo. Los médicos le harán muchas de las siguientes preguntas antes, durante y después de los tratamientos de control para saber más acerca de su dolor. Estas preguntas les informarán si usted siente que el dolor está bajo control.
    • ¿Dónde siente el dolor? ¿Dónde no siente dolor? ¿Está el dolor localizado en la incisión o se mueve el dolor de un sitio a otro?
    • ¿Cómo clasificaría al dolor en una escala de 0 a 10 donde el 0 significa que no hay dolor y el 10 equivale al dolor más intenso que usted haya sentido?
    • ¿Cómo siente el dolor? Trate de escoger las palabras que describan a los médicos el tipo de dolor que usted está sintiendo. ¿Es el dolor agudo, espasmódico, de torsión, de apretujamiento o aplastamiento? O, ¿el dolor tiene la sensación de pinchazo, de ardor, de adormecimiento, de monotonía o de "agujas o alfileres?"
    • ¿Cuándo comenzó el dolor? ¿Comenzó rápido o lentamente? ¿Es el dolor constante o aparece y desaparece?
    • ¿Lo despierta el dolor?
    • ¿Existen algunas cosas o actividades que hacen comenzar el dolor o que lo empeoran, como toser o tocarse el área afectada?
    • ¿Aparece el dolor antes, durante o después de las comidas?
    • ¿Hay algunas cosas que alivian el dolor, como cambiar de posición, descansar, usar medicamentos o cambiar su dieta?
  • Medicamentos:
    • Medicamentos para la ansiedad: Este medicamento puede ser administrado para que usted se sienta menos nervioso. Puede ser administrado por vía intravenosa, en forma de inyección o por vía oral. Si su ansiedad disminuye también puede disminuir el dolor.
    • Medicamentos antináuseas: Le pueden aplicar estos medicamentos para calmar su estómago y controlar el vómito. Los medicamentos para el dolor causan malestar estomacal y producen ganas de vomitar. Por eso, los medicamentos para las náuseas y para el dolor, son frecuentemente administrados al mismo tiempo.
    • AINEs: Estos medicamentos, como el ibuprofeno disminuyen la inflamación lo cual hace que disminuya el dolor. Es posible que los médicos le ordenen uno estos medicamentos en adición a otros medicamentos para el dolor para ayudar a mantener el dolor bajo control.
    • Medicamentos para el dolor: Después de la cirugía, pueden ordenarle uno o más tipos diferentes de medicamentos para el dolor. Estos medicamentos actúan juntos, de manera que se necesitará menos cantidad, a la vez que se consigue un mejor control del dolor que cuando se usa un solo tipo de medicamento. Es posible que los medicamentos para el dolor no lo quiten totalmente. Pero pueden mantenerlo en un nivel que le permite a usted moverse, comer y respirar con facilidad. No espere a que el dolor sea muy intenso para pedir el medicamento. Es posible que el medicamento no actúe tan bien si usted espera demasiado para tomarlo. Si el dolor no desaparece o regresa, llame a su médico. A continuación, mencionaremos las diferentes maneras en que pueden administrarse los medicamentos para el dolor.
      • Por vía oral: A usted pueden ordenarle píldoras o líquido para que los trague o para que los coloque debajo de la lengua.
      • Epidural: Es cuando el medicamento se administra a través de un catéter que los médicos aplican en el área que rodea la médula espinal y que se conoce como espacio epidural.
      • Intranasal: Es cuando el medicamento es absorbido (chupado) a través de la mucosa nasal (interior de la nariz) y se desplaza hacia el torrente sanguíneo.
      • Bloqueo nervioso: Es cuando el medicamento se aplica cerca de los nervios del área que duele para interrumpir el ciclo del dolor. El medicamento incapacita los nervios para que no envíen mensajes del dolor a su cerebro. El bloqueo nervioso brinda un alivio de corta duración de manera que, usted puede usar la parte dolorida y puede llevar una vida más normal.
      • ACP: Se usa un dispositivo de ACP para administrarle su medicamento para el dolor. Las letras ACP significan analgesia controlada por el paciente. Este dispositivo es una bomba eléctrica que está conectada por un tubo al catéter colocado por vía subcutánea (bajo su piel) o intravenosa. Al sentir dolor, usted puede presionar un botón para recibir el medicamento a través de un tubo proveniente de la bomba. Los médicos gradúan la bomba para que usted no pueda aplicarse mucha cantidad del medicamento. Un ACP funciona bien en el control del dolor porque usted puede aplicarse el medicamento antes que el dolor empeore. Al controlar el alivio del dolor usted también puede relajarse y ser capaz de lidiar mejor el dolor.
      • Rectal: Este medicamento viene en forma de supositorio y se aplica en el recto.
      • Inyección: El medicamento para el dolor puede aplicarse en forma de inyección subcutánea (bajo la piel) por vía intravenosa o intramuscular.
      • Tópico: Este medicamento viene en forma de gel o de crema para frotar sobre su piel.
      • Transdérmico: Son los medicamentos que pueden administrarse en forma de parche que se coloca sobre la piel. El medicamento es liberado lentamente para aliviar el dolor hasta por 72 horas.
  • Las técnicas para controlar el dolor le ayudan a lidiar con el dolor en vez de quitarlo. Si es posible, practicar estas técnicas cuando no está sintiendo dolor, es importante. Esto ayudará a que la técnica actúe mejor durante un ataque de dolor.
    • Actividad: Después de la cirugía es importante comenzar a moverse lo más pronto posible. El movimiento mejora su respiración, digestión y le ayuda a que usted mejore con mas rapidez. Aunque, puede ser doloroso moverse, el movimiento y la actividad, ayudan a disminuir el dolor con el paso del tiempo.
      • Al principio, puede ser necesario que usted descanse en cama con la parte superior del cuerpo levantada sobre almohadas. Esto le permite respirar con más facilidad y puede disminuir el dolor. Es probable que el mismo día de la cirugía, los paramédicos le ayuden a levantarse de la cama o al menos a sentarse al lado de la cama.
      • El médico o paramédico le indicará en qué momento puede levantarse de la cama. Llame al paramédico, antes de levantarse por primera vez. Si usted siente debilidad o mareo, siéntese o acuéstese inmediatamente. Luego, llame a su paramédico.
    • El frío y el calor pueden ayudar a aliviar algunos tipos de dolor postoperatorio. Algunos tipos de dolor mejoran con el calor mientras que otros lo hacen con el frío. Los médicos le dirán si el frío o el calor, o ambos, son adecuados para aliviar su dolor.
    • Tos y respiraciones profundas: Este ejercicio de respiración sirve para evitar las infecciones pulmonares después de la cirugía. Pero, el ejercicio puede empeorar el dolor mientras usted lo realiza. Al toser, sostenga firmemente una almohada contra su incisión para disminuir el dolor. Aunque sienta dolor, usted debe hacer este ejercicio cada hora mientras esté despierto. No olvide toser con fuerza después de cada respiración profunda a menos que los médicos le hayan prohibido toser debido al tipo de cirugía que le hayan practicado.
      • Tome aire profundamente y sosténgalo lo más posible. Luego, expulse el aire tosiendo con fuerza y profundamente. Ponga los esputos expulsados en un pañuelo de papel. Mientras esté despierto, repita este ejercicio 10 veces seguidas en cada hora.
      • Le pueden pedir que use un espirómetro para estimular sus respiraciones profundas. Esto le ayudará a respirar con mayor profundidad. Ponga la boquilla plástica en su boca y tome aire lo más profundo que pueda. Sostenga el aire por tanto tiempo como pueda. Luego, deje salir el aire normalmente. Mientras esté despierto, repita este ejercicio 10 veces seguidas en cada hora. No olvide toser con fuerza después de cada respiración profunda.
    • La distracción le enseña a fijar su atención en algo distinto al dolor. Jugar cartas o juegos, hablar y visitar su familia pueden ayudar a que usted y se relaje y evita que piense en el dolor. Mirar televisión o leer también puede ayudar.
    • Elevación: Puede ser necesario que usted coloque su incisión (si es en el brazo o pierna) más alta que el nivel del corazón. Esto ayuda a disminuir el dolor, la hinchazón y mejora el flujo sanguíneo. También ayuda a que la lesión se cure más rápidamente.
    • Música . No importa si usted escucha música, canta, tararea o toca un instrumento. La música aumenta el flujo sanguíneo hacia el cerebro y ayuda a que usted obtenga más oxígeno. La música aumenta la energía y ayuda a cambiar su estado de ánimo. También hace que su cerebro produzca unos químicos especiales llamados endorfinas que pueden disminuir el dolor aun más.
    • Técnicas de relajación: El estrés y la ansiedad pueden hacer que el dolor empeore y demorar la recuperación. Ya que se difícil evitar el estrés, usted debe aprender a controlarlo. Los médicos le ayudarán con diferentes métodos para relajarse. Pídale a los médicos más información sobre la respiración profunda, relajación muscular, meditación o "biofeedback".
    • Normas de confort:
      • Los médicos le ayudarán a que usted esté lo más cómodo posible en la cama. Pida más cobijas o almohadas si las necesita.
      • Infórmele a su médico si la temperatura del cuarto es agradable para usted.
      • Hacer que le froten la espalda puede ayudarlo a relajarse y disminuir su dolor.
      • Usted puede sentirse mejor si se coloca un paño frío en sus manos o cara.
    • Control del sonido y el ruido:
      • Mantenga las luces y el ruido de su cuarto lo más bajos que pueda.
      • Pídale a la enfermera que le corra la cortina que rodea su cama. Esto disminuirá las interrupciones de manera que usted puede relajarse y descansar mejor.
    • La fisioterapia puede ser útil para aliviar el dolor causado por la quietud de una parte de su cuerpo después de una cirugía o accidente. El estiramiento y fortalecimiento de los músculos que rodean el área lesionada pueden hacer que el dolor desaparezca.
    • La auto-hipnosis es una forma para que usted cambie su nivel de atención. Esto significa que enfocando la atención, usted puede alejarse del dolor. Usted permanece atento a consejos como ignorar el dolor o mirarlo de una manera positiva. En realidad no se sabe la forma como la hipnosis ayuda en el alivio del dolor. Sin embargo, la hipnosis puede dar un alivio duradero del dolor sin que afecte sus actividades normales. La auto-hipnosis le da un mejor control de su cuerpo. Usted puede sentirse menos desconsolado e impotente puesto que está haciendo algo para disminuir el dolor.
    • La ENET es la abreviatura de estimulación nerviosa eléctrica transcutánea. La unidad del ENET es un aparato portátil, de bolsillo, accionado por baterías que se conecta a la piel. Este aparato usa señales eléctricas suaves y seguras para ayudar a controlar el dolor.
    • La estimulación de la médula espinal es una técnica de estimulación nerviosa parecida a la ENET. La diferencia consiste en que, durante la cirugía, se coloca un electrodo cerca de la médula espinal. La estimulación de la médula espinal también usa señales eléctricas suaves y seguras para ayudar a controlar el dolor.
  • Signos vitales: Los médicos pueden tomar frecuentemente los signos vitales ya que, el dolor puede ocasionar cambios en su presión arterial y pulso. La cantidad de oxígeno en su sangre puede disminuir si usted no está respirando bien debido al dolor. Para tomar su presión arterial, se coloca un brazalete alrededor de su brazo y se aprieta. El brazalete va conectado a una máquina que indicará la lectura de su presión arterial. También pueden usar un aparato que indica la cantidad de oxígeno existente en su sangre. Este aparato recibe el nombre de oxímetro de pulso. Adhieren a su oreja o, a un dedo de la mano o pie, un cable que tiene un sujetador o cinta adhesiva en uno de los extremos. El otro extremo del cable va conectado a una máquina, de manera que, los médicos pueden ver si usted necesita más oxígeno.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide