Skip to Content

Disquectomía Cervical Anterior

LO QUE NECESITA SABER:

Disquectomía cervical anterior es cirugía para remover uno o más de los discos cervicales de su cuello. El disco cervical es materia que amortigua y separa las vértebras de su cuello. Los discos ayudan a la espina de apoyar su cabeza y proteger su espina de daño con los movimientos.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de su cirugía:

  • Formulario de consentimiento es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Al firmar esta forma usted certifica que entiende lo que se va a hacer, y que usted puede tomar decisiones sobre lo que quiere. Usted esta dando su permiso al firmar este formulario de consentimiento. Usted puede permitir que otra persona firme este formulario si no tiene la habilidad de hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras, que entienda con claridad. Antes de firmar el formulario, comprenda los riesgos y beneficios de lo que se va a hacer. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • Un IV es una cánula pequeña que se introduce en una vena y sirve para aplicarle medicamentos o líquidos.
  • Antibióticos: Es posible que administren antibióticos para prevenir infección causada por bacteria.
  • Cuidado preoperatorio: Lo transfieren a una habitación donde se va a realizar su cirugía. Su médico podría colocar un dispositivo de apoyo bajo su cuello y usar pesas de tracción especiales para estirar cuidadosamente su cuello.
  • La anestesia general lo va a mantener dormido y libre de dolor durante cirugía. La anestesia se puede administrar por su conducto intravenoso. En lugar de esto, usted la puede respirar a través de una mascara o conducto colocado dentro de su garganta. Este conducto puede causar que usted tenga dolor de garganta cuando despierte.
  • Tubo nasogástrico: Podrían insertar un tubo nasogástrico en su nariz que corre hasta dentro de su estómago. Este tubo ayuda a mantener aire y líquido fuera de su estómago durante la cirugía. Típicamente es removido brevemente después su cirugía.

Durante su cirugía:

  • Podría realizar una fluoroscopia (rayos X especial) para localizar el área correcta del cuello para hacer la incisión. Harán una incisión en un lado del cuello del frente al lado. Cortarán y sujetarán los músculos y otros tejidos para descubrir los disco problemáticos. Entonces, es posible que inserten una aguja en su disco para tomar un rayos X. El rayos X demostrará a su médico si la aguja está al nivel correcto del disco. Para abrir el espacio y facilitar la extracción del disco, introducen clavijas especiales dentro del disco superior y el disco inferior.
  • Extraerán el disco junto con los pequeños pedazos de hueso presionando sus nervios. Insertarán su injerto dentro del espacio vacío del disco y podrían llenar el área con trocitos de hueso. Es posible que utilicen tornillos o placas para sujetar el disco en su lugar y unir las vértebras. Se podría realizar otra radiografía para asegurar que el injerto ha sido colocado apropiadamente. Removerán las clavijas especiales y cierran sus incisiones con puntadas. Utilizarán un vendaje para cubrir el sitio quirúrgico. El vendaje mantendrá el área limpia y seca para ayudar a prevenir infecciones.

Después de su cirugía:

Lo transfieren a una habitación donde usted puede descansar hasta que esté plenamente despierto. No se levante de la cama sin aprobación médica. Es posible que un médico remueva su vendaje inmediatamente después de cirugía para revisar su lesión. Cuando los médicos determinan que su condición es estable, es posible que lo transfieren nuevamente a su habitación del hospital.

  • Rayos X de la espina cervical: Es posible que realicen un rayos X de la espina cervical después de su cirugía para revisar las vértebras. Esta radiografía también es realizada para revisar la colocación de cualquier injerto, placas o tornillos usados durante cirugía.
  • Abrazadera de cuello: Es posible que usted necesite usar una abrazadera de cuello después de su cirugía. La abrazadera proveerá apoyo a su cuello y lo mantendrá en la posición correcta mientras usted se recupere.

Medicamentos:

  • Medicamento para el dolor: Los médicos podrían administrarle medicamentos para suspender o reducir su dolor. El medicamento puede ser administrado regularmente o cuando usted lo solicita. Informe a los médicos si su dolor no disminuye lo suficiente para que usted se sienta mejor. No espere hasta que el dolor sea muy severo para solicitar medicamento para el dolor. Es posible que el medicamento no controle su dolor tan efectivamente si espera demasiado tiempo para tomarlo.
  • Analgesia controlada por el paciente: Usted podría recibir medicamento para el dolor por una vía intravenosa o epidural sujetada a la bomba de analgésicos controlados. Los médicos ajustan la bomba para que usted se administre pequeñas dosis de medicamento al apretar un botón. Su bomba también le podría proveer cantidades de medicamento constante, además del medicamento que se administra usted. Informe a los médicos si su dolor continua siendo muy fuerte, aún con el medicamento para el dolor.

Actividad:

Los médicos podrían ayudarle a levantarse de la cama para caminar el mismo día de su cirugía o al día siguiente. Caminar ayuda a mover la sangre por el cuerpo y podría ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre. Llame a su médico antes de levantarse por primera vez. Si se siente débil o mareado al estar parado, siéntese o acuéstese inmediatamente y llame a su médico.

Signos neurológicos:

Los signos neurológicos son también llamados signos neuros, revisiones neuros o estatus neuro. Su médico revisa sus ojos, su memoria y con qué facilidad usted se despierta. También es posible que revisen su apretón de mano y equilibrio. Los signos neurológicos podrían ayudar a su médico a encontrar cualquier daño a sus nervios o espina dorsal después de la cirugía. Es posible que usted necesite una revisión de signos neurológicos frecuentemente. Es posible que sea necesario despertarlo para revisar sus signos neurológicos.

Fisioterapia:

Es posible que su médico solicite que usted comience fisioterapia antes de salir del hospital. Un terapeuta físico le ayudará con ejercicios especiales. Estos ejercicios ayudan a fortalecer sus músculos y reducir su dolor.

RIESGOS:

  • Durante o después de su cirugía, usted podría sangrar más de lo esperado. Sus nervios, la medula dorsal, los vasos sanguíneos u otros tejidos podrían lesionarse durante la cirugía. Si se lesiona la medula dorsal, líquido cefalorraquídeo (LCR) podría comenzar a gotear. Después de la cirugía usted podría tener dolor del cuello e inflamación, moretones y su lesión podría infectarse. Podría tener una voz ronca, áspera o problemas para tragar. Es posible que sienta que algo está atorado en su garganta y se ahoga cuando intenta tragar. Sus vasos sanguíneos podrían hincharse y usted podría desarrollar un coágulo sanguíneo en su pierna o brazo. Esto puede causar dolor e inflamación y puede suspender el flujo de sangre para que no llegue donde su cuerpo la necesita. El coágulo de sangre podría viajar a sus pulmones o cerebro y provocar dolor de pecho y problemas respiratorios o un derrame cerebral. Estos problemas pueden ser de peligro mortal.
  • Si el injerto de hueso fue tomado de su cadera, usted podría tener dolor en esa área. Usted también podría tener moretones y contraer una infección en su herida. El injerto, placas o tornillos utilizados durante su cirugía podrían aflojarse. Su injerto podría doblar, romper o sobresalir de su canal espinal. Las placas y tornillos podrían ser dañados y entrar a su canal dorsal. Usted podría necesitar otra cirugía para reparar estos problemas. Aún con cirugía, usted podría tener presión en sus nervios y problemas de larga duración en su cuello.
  • Sin la cirugía, el dolor en su cuello y brazo podría empeorar. Sus brazos y manos podrían siempre estar adormecidas. También podría tener un ardor o hormigueo constante en sus brazos y manos. Sus discos podrían continuar desintegrándose y usted podría tener dificultad para mover su cuello y brazos. Usted podría comenzar a tener dificultad para caminar. También, podría comenzar a gotear orina o evacuaciones intestinales por si sólo.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide