Skip to Content

Disquectomía Cervical Anterior

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Una disquectomía cervical anterior es cirugía para remover uno o más discos de su cuello. Un disco cervical es un saco lleno de un material tipo gelatina localizado entre su vértebra. La vértebra son los huesos en su espalda unidos para formar su columna vertebral. La columna vertebral rodea su cordón espinal el cual contiene sus nervios. Los discos cervicales y la vértebra están localizados en su cuello. Su vértebra cervical y discos ayudan a su columna vertebral a sostener su cabeza. Sus discos permiten que su cuello realice ciertos movimientos como doblar y voltear. Sus discos también ayudan a proteger su columna vertebral contra daño debido a movimiento.
    Picture of a normal spine
  • Una disquectomía cervical anterior se usa para tratar problemas en los discos como una herniación del disco cervical y espondilosis. Una herniación del disco cervical ocurre cuando el material tipo gelatina se sobresale (abultamiento) del centro de su vértebra. Un abultamiento del disco podría poner presión a sus nervios o cordón espinal. Espondilosis ocurre cuando sus discos se comienzan a degenerar . El disco se comienza a descomponer y se puede sobresalir en su cordón espinal. Problemas con los discos cervicales pueden ser muy dolorosos y disminuir movimiento en su cuello y brazo. Usted también podría tener adormecimiento (pérdida de sensación) y hormigueo en su cuello, brazos, y piernas.
  • Durante un disquectomía cervical anterior, su médico va a remover uno o más de los discos, que están causando sus síntomas. Los discos podrían ser reemplazados con un ingerto. El ingerto podría ser tomado del hueso de su cadera, o podría ser un ingerto artificial. También se podrían usar pedazos de huesos de un donante (otra persona). Para mantener el ingerto fijado o para unir lo que quede de su vértebra, se podrían usar placas y tornillos . Una disquectomía cervical anterior podría reducir síntomas como dolor y adormecimiento. También podría prevenir daño permanente a sus nervios y cordón espinal.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado:

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no está funcionando como se había esperado. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, forma de tomárselos, y cuándo y porqué los toma. Traiga la lista o los envases de las pastillas a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

  • Durante su visita de seguimiento, informe a su médico si esta teniendo dolor u otros síntomas. Su médico podría realizar un examen físico y revisar la fuerza de sus músculos y reflejos. Usted podría necesitar pruebas por formación de imágenes como una radiografía de la columna vertebral cervical, tomografía computarizada (TC escán), o imagen por resonancia magnética (IRM). Estas pruebas podrían ayudar a su médico verificar si su vértebra se a sujetado el uno al otro apropiadamente. También van a revelar si su ingerto, placas, o tornillos se han movido de lugar. Consulte con su médico para más información sobre estas pruebas, y otras pruebas que usted podría necesitar.

Actividad:

Los médicos podrían solicitar que usted tome varias caminatas después de su cirugía. Caminar ayuda a mover la sangre por el cuerpo y podría ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre. Si se siente débil o mareado al estar parado, siéntese o acuéstese inmediatamente.

Abrazadera de cuello:

Es posible que usted necesite usar una abrazadera de cuello por varias semanas después de cirugía. La abrazadera va a dar apoyo a su cuello y lo va a sujetar en una posición correcta mientras se esta recuperando. No suspenda el uso de su abrazadera de cuello sin aprobación médica.

Fisioterapia:

Usted podría necesitar fisioterapia por un periodo de tiempo después de su cirugía. Un fisioterapeuta lo va a ayudar con ejercicios especiales. Estos ejercicios podrían ayudar a fortalecer sus músculos y reducir su dolor.

Dejar de fumar:

Si usted fuma, le podría ser más difícil recuperarse después de su cirugía. Fumar causa lesión a su corazón, pulmones, y sangre. Usted corre más probabilidad para un ataque cardíaco, enfermedad pulmonar, y cáncer al fumar. Usted se va a ayudar a si mimo y a todos a su alrededor al no fumar. Consulte con su médico para más información sobre dejar de fumar si esta teniendo problemas para dejar de hacerlo.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • La piel alrededor de su cuello esta enrojecida, cálida, o inflamada.
  • Esta saliendo un líquido amarillo o de mal olor de su herida.
  • Usted tiene una fiebre.
  • Usted tiene una tos que no desaparece.
  • Usted tiene una nueva o peor dificultad para tragar.
  • Usted tiene un nuevo o peor dolor en su cuello o brazo.
  • Usted tiene peor ronquera (voz áspera), o dificultad para hablar.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Su vendaje se comienza a empapar de sangre.
  • Se abre la herida en su cuello.
  • Usted tiene una inflamación dolorosa en su cuello y dificultad para tragar.
  • Usted tiene una nueva o peor dificultad para mover su cuello, brazos, o piernas.
  • Usted comienza a filtrar orina o evacuaciones intestinales.
  • Usted tiene dificultad para respirar súbita.
  • Usted tiene dolor de pecho súbito.
  • Usted de repente se siente mareado y tiene problemas para respirar.
  • Usted tiene un nuevo dolor y de pecho y repentino. Usted podría tener más dolor cuando usted toma alientos profundos o tose. Usted también podría toser sangre.
  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide