Skip to Content

Derivación Aortofemoral

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Una derivación aortofemoral es cirugía para reparar obstrucción o daño en su aorta. La aorta es un vaso sanguíneo grande que lleva sangre y oxígeno a su cuerpo. Su aorta viaja de su abdomen y se divide en dos vasos sanguíneos más pequeños llamados arterias femorales. Estas arterias llevan sangre y oxígeno a su pelvis y a sus piernas. Usted podría necesitar esta cirugía si tiene una enfermedad en los vasos sanguíneos, o un aneurismo aórtico (un abultamiento, área debilitada en la pared del vaso). Usted también podría necesitar una derivación aortofemoral si tiene claudicación o úlceras (lesiones) en la parte inferior de su pierna. Claudicación ocurre cuando usted tiene dolor y cansancio en ciertos músculos de la pierna, mientras está activo. Una derivación aortofemoral también podría ser necesaria después de un transplante de riñón para mejorar el flujo de sangre a su nuevo riñón.
  • Durante cirugía, se sujeta un ingerto a su aorta alrededor de el área de obstrucción del vaso. El ingerto va a conectar su aorta a uno o ambas arterias femorales. Un ingerto es un tubo usado para reemplazar su vaso sanguíneo. Su ingerto podría ser artificial o podría ser un vaso sanguíneo saludable de su pierna. Una derivación aortofemoral podría mejorar el flujo de sangre a sus piernas y pies, y reducir su riesgo para úlceras. También podría disminuir sus síntomas como dolor en la pierna, que le haría más fácil realizar sus actividades diarias.

INSTRUCCIONES:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado.

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

  • Antibióticos: Estos medicamentos pueden ser administrados para ayudarle a combatir las infecciones causadas por bacterias. Tome sus antibióticos siguiendo siempre las indicaciones de su médico de cabecera. No deje de tomar su medicamento a menos que se lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o tome antibióticos de sobrante que le han dado antes para otra enfermedad.
  • Aspirina para evitar los coágulos de sangre: La aspirina ayuda a evitar la formación de coágulos al diluir la sangre. Si le han ordenado que usted tome aspirina diariamente, no tome acetaminofén o ibuprofeno en su reemplazo. No tome más o menos cantidad de la aspirina indicada por los médicos. Este medicamento podría causar más probabilidad para sangrado y moretones.
  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.
    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.
    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.
    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

  • Usted podría necesitar pruebas de sangre después de cirugía. Su médico va a necesitar revisar los pulsos (latidos del corazón) en sus piernas y pies. Si sus pulsos están débiles, usted podría necesitar una angiografía para revisar su flujo de sangre. Un índice braquial de tobillo, ultrasonido dúplex, u otras pruebas, también podrían ser necesarias para revisar el flujo de sangre. Consulte con su médico para más información sobre estas o otras pruebas que usted podría necesitar después de cirugía.

Actividad:

Es posible que su médico solicite que usted se levante de la cama y camine, inmediatamente después de su cirugía. Caminar podría ayudar a reducir su riesgo para coágulos de sangre e infección en los pulmones. También pregunte a su médico cuando usted puede regresar al trabajo u otras actividades diarias.

Respirar profundo y toser:

Respirar profundo y toser, ayuda a evitar contraer un infección en el pulmón después de cirugía. La respiración profunda abre las vías aéreas que van a sus pulmones. Toser ayuda a sacar esputo (mucosidad) de sus pulmones para que usted la pueda escupir. Usted debe respirar profundamente y toser cada hora mientras está despierto.

  • Sujete una almohada fuertemente contra su herida cuando tose para ayudar a reducir dolor. Tome un aliento profundo y aguante su respiración mientras pueda. Luego expulse el aire fuera de sus pulmones con una tos profunda y fuerte. Coloque cualquier esputo dentro de una servilleta. Tome 10 alientos profundos corridos cada hora mientras esta despierto. Recuerde seguir cada aliento profundo con una tos.
  • Es posible que se le solicite usar un espirómetro incentivo. Este le ayuda a tomar alientos más profundos. Coloque la pieza de metal dentro de su boca y tome un aliento muy profundo. Aguante su respiración mientras pueda. Luego expulse el aire. Use su espirómetro cada hora mientras esta despierto.

Cuidado de la herida:

Siga las instrucciones de su médico sobre la limpieza de su herida y el cambio de vendaje. No remueva su vendaje sin aprobación médica.

Fumar:

Si usted fuma, nunca es muy tarde para dejar de hacerlo. Fumar causa daño al corazón, pulmones, y sangre. Usted corre más probabilidad para un ataque cardíaco, enfermedad pulmonar, y cáncer si fuma. Usted se va a ayudar a si mismo y a todos a su alrededor al no fumar. Consulte con su médico para más información sobre dejar de fumar si esta teniendo dificultad para dejar de hacerlo.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre (temperatura del cuerpo elevada).
  • Usted tiene inflamación o dolor en su ingle (el área donde su abdomen se una con la parte superior de su pierna).
  • Usted nota cambios en el color de sus pies o dedos de los pies.
  • Usted tiene preguntas sobre su procedimiento, condición, o cuidado.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Su herida no pará de sangrar.
  • Llame al 911 o una ambulancia si tiene cualquier signo de un ataque cardíaco:
    • Incomodidad en el centro del pecho que se siente como un apretón, presión, llenura, o dolor, que dura por más de varios minutos o sigue regresando.
    • Incomodidad o dolor en su espalda, cuello, mandíbula, estómago, o uno o ambos brazos.
    • Se siente enfermo del estómago.
    • Tiene dificultad para respirar.
    • Sudores fríos súbitos, particularmente en combinación con incomodidad en el pecho o dificultad para respirar.
    • Se siente muy desvanecido o mareado, particularmente en combinación con incomodidad en el pecho o dificultad para respirar.
  • Los dedos de sus pies cambian de un color azul o negro dolorosos, súbitamente.
  • Usted tiene un dolor severo que no mejora con medicamento.
  • Usted tiene un aumento de inflamación en su ingle que siente como si tiene un latido de corazón.
  • Usted tiene dolor de pecho o problemas para respirar que se empeora con el tiempo.
  • Usted de repente se siente mareado y tiene problemas para respirar.
  • Usted tiene un nuevo dolor y de pecho y repentino. Usted podría tener más dolor cuando usted toma alientos profundos o tose. Usted también podría toser sangre.
  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide