Skip to Content

Cuidado De Las Heridas Crónicas

LO QUE NECESITA SABER:

Una herida es una lesión que causa una ruptura en la piel. Podría también haber daño a los tejidos alrededor. Las heridas crónicas son heridas que no sanan completamente en 6 semanas. Ejemplos de heridas que pueden convertirse en herida crónicas son las úlceras profundas (llagas abiertas), quemaduras grandes, y cortaduras infectadas.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • AINEs (Analgésicos antiinflamatorios no esteroides) ayudan a disminuir la inflamación, el dolor y la fiebre. Este medicamento esta disponible con o sin una receta médica. Los AINEs pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, asegúrese de preguntarle a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • El acetaminofén alivia el dolor y baja la fiebre. Está disponible sin receta médica. Pregunte la cantidad y la frecuencia con que debe tomarlos. Siga las indicaciones. El acetaminofén puede causar daño en el hígado cuando no se toma de forma correcta.
  • Antibióticos se pueden administrar para prevenir o tratar una infección causada por bacterias.
  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado. Consulte con su médico si usted cree que su medicamento no le está ayudando o si presenta efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista actualizada de los medicamentos, las vitaminas y los productos herbales que toma. Incluya los siguientes datos de los medicamentos: cantidad, frecuencia y motivo de administración. Traiga con usted la lista o los envases de la píldoras a sus citas de seguimiento. Lleve la lista de los medicamentos con usted en caso de una emergencia.

Acuda a sus consultas de control con su médico según le indicaron.

Usted necesita regresar a que le revisen la herida. Si tiene compresas en la herida, es necesario regresar a que le reemplacen las compresas y le cambien las vendas. Anote sus preguntas para que se acuerde de hacerlas durante sus visitas.

Cuidado de la herida:

  • Si a usted le cerraron la herida con tiras delgadas de cinta adhesiva médica, manténgalas limpias y secas. Las tiras de cinta médica adhesiva se caerán por sí solas. No se los quite.
  • Mantenga las vendas limpias y secas. No retire el vendaje de su herida a menos que su médico lo autorice.
  • Para evitar una infección lávese las manos antes y después de curar su herida.
  • Límpiese la herida según las indicaciones. Si usted no puede alcanzar la herida, pida a alguien que le ayude.
  • Si siente dolor cuando se cambia las vendas, tome medicamento para el dolor antes de empezar.
  • Si usted tiene apósitos de gasa, asegúrese que todas sus gasas sean removidas y reemplazadas completamente como se indica. Cuente el número de apósitos de gasa que se colocan dentro de su herida.

Terapia con presión negativa para heridas:

La terapia con presión negativa para heridas (NPWT, por sus siglas en inglés) también se conoce como aspiración de heridas, o terapia aspiradora. El aparato aspirador utiliza succión para remover líquido y desechos de su herida y acercar un poco más los lados de la herida. Podría aumentar el flujo sanguíneo y facilitar el crecimiento de tejido nuevo en la herida. Los médicos decidirán si necesita terapia con presión negativa (NPWT) en casa y el tiempo que la necesitará. Informe a su médico si usted no se siente capaz de usar la NPWT en su casa.

  • Si usted va a usar NPWT en casa, reciba entrenamiento para aprender a usar el equipo correctamente. Pídale a sus médicos que lo observen mientras usa el dispositivo de succión para asegurarse de que lo esté usando correctamente. Aprenda cuando y como cambiar el recipiente para el drenaje. Mantenga las instrucciones en un lugar donde las pueda encontrar fácilmente.
  • Pregunte sobre los riesgos de NPWT, incluyendo sangrados e infecciones. Informe a su médico sobre los medicamentos que toma. Ciertos medicamentos, como la aspirina y los anticoagulantes, aumentan su riesgo de sangrado. Si usted nota sangre en los tubos o recipientes, o en sus vendas, detenga el aparato de inmediato. Aplique presión directa. Llame al 911 .

Consuma alimentos sanos y beba líquidos, según las indicaciones:

Los alimentos sanos le dan a su cuerpo los nutrientes que necesita para sanar su herida. Los líquidos previenen la deshidratación que podría disminuir el suministro de sangre a su herida. Los alimentos sanos incluyen frutas, vegetales, granos (panes y cereales), productos lácteos, y alimentos de proteína. Los alimentos con proteínas incluyen carne, pescado, nueces y productos de soya. Las proteínas, calorías, vitamina C y zinc ayudan a curar las heridas. Solicite más información sobre los alimentos que debe comer para mejorar la cicatrización.

No fume:

Si usted fuma, nunca es muy tarde para dejar de hacerlo. Fumar retrasa la sanación de la herida. También aumenta su riesgo de infección después de haber tenido cirugía. Solicite información a su médico si usted necesita ayuda para dejar de fumar.

Prevención de daños por presión:

Si usted tiene una herida crónica, usted podría estar en riesgo de sufrir daño por presión en su herida u otras partes de su cuerpo. Las llagas ocasionadas por presión pueden desarrollarse cuando se obstruye el flujo de sangre a una área determinada. Por ejemplo, usted se sienta o acuesta en la misma posición sin moverse y pone presión en sus piernas.

  • Evitar las úlceras por presión al cambiar su posición cada 15 minutos mientras se está sentado. Levante sus piernas con almohadas para levantar sus talones mientras está acostado.
  • Revise su piel diariamente para detectar signos de úlceras por presión. Los síntomas comunes son inflamación, llagas, ampollas, sarpullido, o cambios en el color o la temperatura. Infórmele a su médico si usted tiene alguno de estos síntomas.

Pregúntele a su médico qué vitaminas y minerales son adecuados para usted.

  • Usted tiene fiebre.
  • Usted tiene más dolor o le aparece un dolor nuevo, inflamación, enrojecimiento o sangrado en o alrededor de su herida.
  • De su herida sale pus o mal olor.
  • Su piel le pica o tiene un sarpullido.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Usted tiene dolor muscular o articular, dolor de cuerpo o sudoración y fiebre.
  • Usted tiene dolor de cabeza con diarrea, náuseas o vómitos, o dolor de garganta.
  • Usted se siente confundido, o siente mareos o desmayos cuando se pone de pie.
  • Usted tiene dificultad para respirar o dolor de pecho repentino.
  • Usted nota sangre en el tubo o contenedor de presión negativa para heridas (NPWT) o en sus vendajes.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide