Skip to Content

Criocirugía De La Piel

LO QUE NECESITA SABER:

La criocirugía de la piel o crioterapia, es un procedimiento para tratar una lesión de la piel por medio de congelación. Una lesión de la piel es un crecimiento en la piel. La criocirugía utiliza una sustancia fría, usualmente nitrógeno líquido, para eliminar la lesión sin dañar la piel sana cercana. Usted podría requerir de una criocirugía más de una vez.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes del procedimiento:

  • Consentimiento informado es un documento legal que explica los exámenes, tratamientos, o procedimientos que usted podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender su cuidado médico en términos o palabras que usted pueda entender. Antes de firmar el documento de consentimiento, entienda los riesgos y beneficios de lo que se le hará. Asegúrese que todas sus preguntas sean contestadas.
  • El médico podría marcarle la piel con un marcador para guiarse durante la criocirugía. Estas marcas indican la cantidad de piel que debería tratarse.

Durante el procedimiento:

El médico podría raspar la parte de arriba de la lesión. El médico aplicará la sustancia congelada con un hisopo de algodón o en forma de spray. El también podría usar gel y una criosonda. Una criosonda es una herramienta larga con punta que se coloca en la lesión de la piel. La sustancia congelada permanece en la piel por 5 a 30 segundos, hasta que se forme una aureola de hielo alrededor de la lesión. Es posible que el médico le revise la temperatura dentro de la lesión introduciendo una aguja con un termómetro. La lesión congelada se va a descongelar lentamente. La congelación y descongelación podría repetirse. Las células de la piel empiezan a eliminarse mientras se congelan.

Después del procedimiento:

Un vendaje va a cubrir el área de la herida para mantenerla limpia y seca. Usted puede regresar a su casa cuando el médico lo autorice.

RIESGOS:

Usted podría tener malestar, ardor o dolor durante y después de la criocirugía de la piel. La piel podría volverse roja, inflamarse o podría formarse una ampolla. La piel podría sangrar o usted contraer una infección. Si la criocirugía se realizó para tratar una lesión en la cara, usted podría tener dolor de cabeza después del procedimiento. Es posible que el área de la piel que recibió el tratamiento tome más tiempo de lo esperado para sanar y que a usted le quede una cicatriz. Podría crecer una lesión nueva en la misma área. Usted podría requerir una criocirugía de nuevo. Se podrían dañar los nervios y la piel adormecerse. La criocirugía de la piel también podría provocar que la piel que se trató se aclare u oscurezca, o que pierda vellos. Si usted tiene ciertas condiciones médicas, el frío podría disminuir la presión sanguínea y provocar que usted se desmaye.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide