Skip to Content

Control Epidural Del Dolor Para Niños

LO QUE NECESITA SABER:

El control epidural del dolor es la introducción de un analgésico o medicamento para el dolor en el espacio que rodea la médula espinal (espacio epidural) de su hijo. Es una manera de administrar el medicamento para el dolor al niño sin necesidad de tener que aplicarle inyecciones de forma reiterada. La analgesia epidural puede ayudar a calmar el dolor agudo (a corto plazo) resultante de una cirugía o un accidente. También se puede usar para aliviar el dolor a largo plazo, como el que causa el cáncer.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Medicamento para el dolor: No espere a que el dolor sea demasiado fuerte para darle el medicamento al niño. Es posible que el medicamento para el dolor le dé sueño. No permita que el niño haga actividades como treparse a los juegos del parque o montar en bicicleta mientras esté usando un analgésico para el dolor.
  • Administre a su niño su medicamento como se le haya indicado: Llame al proveedor de salud de su niño si piensa que el medicamento no esta funcionando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, o hierbas que toma su niño. Incluya la cantidad que toma, la forma y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visita de seguimiento. Mantenga la lista con usted en caso de emergencia.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años de edad: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño de peligro mortal al cerebro e hígado. Revise las etiquetas del medicamento de su niño para aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Cuidado del sitio de salida del catéter del niño:

Mantenga el sitio de salida del catéter del niño limpio y cubierto. Es posible que le indiquen que cambie el vendaje todos los días durante los primeros 7 días. Una vez transcurrido este período, cambie el vendaje día por medio. Cambie el vendaje siempre que se moje o ensucie.

Cambie el vendaje del niño tal como se indica:

Necesitará 4 hisopos de algodón esterilizados, solución antibacteriana, 2 trozos de gasa esterilizada cortados de antemano, 1 trozo de gasa esterilizada de 4 x 4 pulgadas y un rollo de cinta de 1 pulgada de ancho.

  • Lávese las manos: Use agua y jabón y séqueselas por completo.
  • Quite con cuidado el vendaje usado: No tire del catéter.
  • Fíjese en el sitio de salida del catéter: Comuníquese con el médico de cabecera del niño si nota que está enrojecido, inflamado, que supura o nota algún otro cambio.
  • Limpie la piel alrededor del sitio de salida: Moje un hisopo de algodón en solución antibactariana. Limpie la piel del niño en círculo, empezando en el sitio del catéter y moviendo el hisopo hacia afuera unas 3 pulgadas (7 u 8 cm). Ponga el hisopo en la basura. Repita este paso 2 veces más.
  • Limpie el catéter: Limpie con cuidado el catéter con otro hisopo de algodón empapado en la solución antibacteriana. Empiece en el sitio de salida y vaya subiendo hasta el filtro
  • Cubra el sitio de salida con la gasa esterilizada: Pase con cuidado el catéter por la ranura que cortó de antemano en el primer trozo de gasa. No toque el lado de la gasa que entrará en contacto con la piel del niño. Voltee el segundo trozo de gasa que cortó de antemano, de modo que la ranura que cortó quede en la dirección opuesta al primer trozo de gasa. Pase el catéter con cuidado por la ranura y ponga la gasa sobre el sitio de salida.
  • Cubra con el trozo de gasa de 4 x 4 pulgadas: Cubra los trozos de gasa más pequeños que cortó de antemano con el trozo de gasa de 4 x 4 pulgadas. Pegue con cinta los bordes de este trozo de gasa más grande. Ponga el catéter encima del trozo de gasa de 4 x 4 pulgadas y fije el catéter con la cinta en su lugar.

Cambie el filtro de la máquina como se indica:

Es posible que le enseñen a cambiar el filtro y el tubo del medicamento. Necesitará un nuevo filtro esterilizado, un hisopo de algodón esterilizado, solución antibacteriana y un rollo de cinta de 1 pulgada (2.5 cm) de ancho. También precisará un nuevo tubo y una nueva jeringa con el medicamento.

  • Lávese las manos: Use agua y jabón y séqueselas por completo.
  • Abra el paquete con el filtro y la tapa de inyección: Retire la tapa del nuevo filtro. No toque el extremo del filtro
  • Conecte el nuevo filtro al nuevo tubo: El tubo debe estar conectado a la nueva jeringa de medicamento. Permita que el medicamento fluya por el filtro.
  • Limpie el área con solución antibacteriana: Quite la cinta del filtro usado. Limpie la punta del catéter (donde el filtro usado se conectaba al catéter) con un hisopo empapado en solución antibacteriana. Deje que se seque al aire
  • Quite el filtro usado: Pregunte cómo y dónde desechar el filtro. Manténgalo alejado de los niños y las mascotas.
  • Conecte el nuevo filtro al catéter: Fije con cinta el área donde el filtro se conecta al catéter para evitar que se separe.

Dé un baño al niño:

Si el niño tiene edad para hacerlo, puede tomar una ducha 1 semana después de que le hayan colocado el catéter. No coloque al niño dentro de una tina con agua que cubra el sitio de salida del catéter. Dé un baño de esponja al niño con cuidado. Cubra el catéter y el sitio de salida con un material impermeable, como el celofán que se usa para envolver la comida. Fije con cinta los bordes del celofán para evitar que se filtre el agua. Póngale un nuevo vendaje limpio después de que el niño se duche o de darle un baño.

Comuníquese con el médico de cabecera o especialista en dolor del niño si:

  • Le parece que el medicamento no está controlando el dolor del niño.
  • La piel del niño alrededor de las incisiones está enrojecida, inflamada o supura pus.
  • El niño tiene dificultad para moverse, orinar o evacuar los intestinos.
  • Al niño le surge dificultad para controlar la vejiga o los intestinos.
  • El niño pierde la sensación alrededor del ano o los genitales de forma repentina.
  • Tiene alguna pregunta o inquietud acerca de la condición o cuidado del niño.

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • El niño tiene dificultad para respirar, está mareado, le pica la piel o tiene un salpullido.
  • El niño está débil, dolorido, tiene escalofríos o fiebre por encima de 100.4° F (38° C).
  • El niño no se despierta con facilidad, arrastra las palabras o duerme mucho.
  • Las pupilas de los ojos del niño no se agrandan, incluso cuando se encuentra en un lugar oscuro.
  • El niño tiene el cuello rígido o le cuesta pensar con claridad.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide