Skip to Content

Colecistectomía Laparoscópica En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La colecistectomía laparoscópica en niños es una cirugía para extirpar la vesícula biliar de su niño.

MIENTRAS USTED ESTÁ AQUÍ:

Antes de la cirugía:

  • Un formulario de autorización es un documento legal que explica las pruebas, tratamientos, o procedimientos que su hijo podría necesitar. Un consentimiento informado significa que usted comprende que es lo que se va a realizar y que puede tomar decisiones sobre lo que usted desee. Usted da su permiso al firmar el formulario de consentimiento. Puede designar a otra persona para que firme este formulario por usted si usted no puede hacerlo. Usted tiene el derecho de comprender el cuidado médico de su hijo en términos y palabras que usted entienda. Antes de firmar el formulario de autorización, entienda los riesgos y beneficios de lo que le realizarán al niño. Asegúrese que todas sus preguntas hayan sido contestadas.
  • Una cánula intravenosa es una sonda pequeña que se coloca en la vena de su niño para administrarle medicamentos o líquidos.
  • Antibióticos se pueden administrar para ayudar a prevenir una infección.
  • Se recomienda que su niño orine antes de la cirugía para vaciar la vejiga.
  • La anestesia general se va a utilizar para mantenerlo dormido y sin dolor durante la cirugía. El medicamento se puede administrar por vía intravenosa, una mascarilla, o con una entubación por su garganta.

Durante la cirugía del niño:

  • El cirujano va a hacer entre 1 a 4 pequeñas incisiones (cortes) en el abdomen o en el ombligo de su niño. Se van a insertar los instrumentos quirúrgicos y laparoscopio por las incisiones. La cámara conectada al laparoscopio mostrará en un monitor las imágenes cercano los órganos abdominales de su niño. El médico llenará el abdomen de su hijo con gas de dióxido de carbono para hacer que se hinche. Esto permite que el médico pueda ver mejor sus órganos y le da más espacio para mover con más facilidad los instrumentos quirúrgicos.
  • El cirujano de su niño va a buscar y a extirpar los cálculos biliares que se encuentran en el interior y alrededor de la vesícula biliar. Él va a extirpar con cuidado la vesícula biliar de su niño a través de una de las incisiones. El dióxido de carbono se va a extraer de su abdomen. Las incisiones se cierran con puntos de sutura o con cinta médica adhesiva y luego se cubren con vendajes.

Después de la cirugía del niño:

A su niño lo llevarán a la sala de recuperación hasta que logre despertarse por completo. El personal encargado lo vigilará muy de cerca por sí se presenta cualquier problema. No deje que su hijo se levante de la cama hasta que los médicos lo autoricen. Su niño probablemente tendrá que quedarse en el hospital por 1 noche o más.

  • Tos y respiración profunda se disminuye el riesgo del niño de contraer una infección pulmonar. Dígale que debe respirar profundo y contener la respiración tanto como le sea posible. Luego de respirar profundo el niño debe dejar salir el aire y luego toser fuerte. La respiración profunda ayuda a abrir las vías respiratorias. Su hijo además podría recibir un espirómetro de incentivo para ayudarle a respirar profundo. Indíquele que debe colocar la boquilla o pieza de plástico en la boca y respirar lento y profundo para luego expulsar el aire y toser. Ayude a su niño a sostener una almohada fuertemente contra sus incisiones al toser para ayudarle a disminuir el dolor. Repita estos pasos 10 veces por hora.
  • Puede ser necesario que su niño se levante de la cama y camine el mismo día de la cirugía o al día siguiente. Siga las instrucciones sobre la cantidad y la frecuencia que su niño debe moverse.
  • Su niño podrá comer y tomar líquidos gradualmente después de la cirugía. El niño empezará con cubitos de hielo o líquidos claros como el agua, consomé, jugo y bebidas claras. Si no tiene molestia estomacal, entonces él podría comer alimentos suaves, como el helado y el puré de manzana. Una vez que pueda comer alimentos blandos con facilidad, puede empezar a comer alimentos sólidos poco a poco. La mayoría de los niños son capaces de comer normalmente al día siguiente de la cirugía.
  • Medicamentos:
    • Los analgésicos van a ayudar a aliviar el dolor en su niño.
    • Los medicamentos contra las náuseas van a ayudar a calmar el estómago de su niño y a controlar el vómito.

RIESGOS:

  • Su hijo podría sangrar más de lo esperado o contraer una infección. Es común tener náuseas y vómitos después de la cirugía. El gas de dióxido de carbono que permanezca en el cuerpo de su niño puede causar dolor en el cuello y en los hombros. La vesícula biliar del niño podría filtrar bilis en el abdomen durante o después de la cirugía. La presencia de bilis puede causar una infección grave o un absceso.
  • El cirujano podría necesitar realizar una incisión más grande de lo esperado durante el procedimiento quirúrgico de su niño. Su niño todavía podría tener cálculos biliares después de la cirugía, y en ese caso necesitaría de un procedimiento distinto para removerlos. Existe un riesgo mínimo de que el conducto biliar de su niño u otros órganos puedan sufrir un daño durante la cirugía. Esto puede poner en peligro su vida.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su hijo. Infórmese sobre la condición de salud de su niño y cómo puede ser tratada. Discuta opciones de tratamiento con el médico de su hijo, para decidir el cuidado que usted desea para él.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide