Skip to Content

Colecistectomía Laparoscópica En Niños

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La colecistectomía laparoscópica es la cirugía para tratar las enfermedades de la vesícula biliar y el conducto de la bilis. Estas enfermedades incluyen la colecistitis (inflamación de la vesícula biliar) y la colelitiasis (piedras en la vesícula biliar o en el conducto de la bilis). La vesícula biliar es un órgano con forma de pera localizada debajo del hígado en el lado superior derecho del abdomen (estómago). Almacena la bilis que viene del hígado y ayuda en la digestión de los alimentos. La bilis es llevada por el conducto de la bilis a los intestinos. Si se deja sin tratamiento, los cálculos biliares pueden bloquear el flujo de la bilis y causando más inflamación, infección y dolor abdominal.
  • En una colecistectomía laparoscópica, se hacen pequeñas incisiones (cortes) en el abdomen de su hijo. Los médicos meterán instrumentos especiales y un laparoscopio por estas incisiones para hacer la cirugía. Un laparoscopio es un tubo largo de metal con luz y una videocámara diminuta en su punta. Esto le da a los médicos una vista clara del área abdominal al ver las imágenes en un monitor. Durante esta cirugía, se quitara la vesícula biliar y los cálculos biliares de su hijo. Con la colecistectomía laparoscópica, se pueden curar la colecistitis y la colelitiasis de su hijo y sus síntomas serán aliviados.

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Mantenga una lista vigente de los medicamentos de su niño: Incluya la cantidad, horario, forma, y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista y los recipientes de píldoras a sus visitas de seguimiento. Mantenga consigo la lista de medicamentos de su niño en caso de una emergencia. Bote las listas de medicamentos viejas. Administre las vitaminas, hierbas o suplementos alimenticios solo como se le haya indicado.
  • Administre los medicamentos de su niño siguiendo las indicaciones de los médicos: Llame al médico de cabecera de su niño si piensa que sus medicamentos no le están ayudando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Consulte con su médico antes de cambiar o suspender los medicamentos de su niño.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño al cerebro e hígado de peligro mortal. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Antibióticos: Estos medicamentos se administran para combatir infecciones causadas por bacterias. Administre este medicamento a su niño exactamente como lo haya ordenado su médico de cabecera. No deje de administrar el antibiótico a su niño a menos que lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o administre a su niño antibióticos que le fueron recetados para otras enfermedades.
  • Medicamentos para el dolor: Su niño podría necesitar medicamento para suspender o reducir su dolor. Sepa cuando su niño necesita recibir su medicamento y la cantidad. Observe a su niño para signos de dolor. Informe a los médicos si continua o empeora su dolor. Para prevenir caídas, manténgase con su niño para que lo pueda ayudar a levantarse de la cama.

Solicite más información sobre el lugar y la hora que usted necesita llevar a su niño para sus consultas de seguimiento:

Solicite información sobre el cuidado continuo, tratamientos, y servicios a domicilio para su niño.

Dieta:

Un médico, llamado dietista, puede hablar con usted acerca de la alimentación y nutrición de su hijo. Un dietista puede aumentar la cantidad de calorías que su hijo esta ingiriendo. Usted puede preguntarle si deberá amamantar a su hijo o con qué leche debe usted alimentarlo.

  • Dé a su hijo una dieta buena y bien equilibrada para ayudarlo a sentirse mejor, tener más energía y cura más rápido. Si su hijo es capaz de comer normalmente, permítale que él coma una variedad de alimentos sanos. Estos pueden incluir fruta, verduras y productos lácteos.
  • Se pueden añadir fórmulas especiales a los alimentos o líquidos de su hijo. Esto le puede dar calorías extra para ayudarlo a crecer.

Su niño podría necesitar más descanso de lo que realiza mientras se esta recuperando.

Los juegos silenciosos mantienen a su niño ocupado de forma segura para que no se ponga inquieto y corra riesgo para lesionarse. Haga que su niño lea o dibuje cuando esta despierto. Siga las instrucciones sobre la cantidad de descanso que su niño debería recibir mientras se esta recuperando.

Cuidado de la herida:

Cuándo a usted se le permita bañar a su hijo, lave con cuidado sus incisiones con jabón y agua. Después, ponga vendas nuevas y limpias. Cambie las vendas de su hijo cada vez que ellas se mojen o ensucien. Pregúntele al médico de su hijo para más información acerca del cuidado de su herida.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Su hijo tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.
  • Su hijo tiene náusea (malestar estomacal) o vomito (devolver).
  • Su hijo esta irritable y llorando más de lo usual.
  • La venda de su hijo se empapa con sangre.
  • La piel de su hijo le pica, se hincha o tiene un sarpullido.
  • Usted tiene preguntas o dudas acerca de la cirugía, condición o cuidado de su hijo.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Su hijo se siente lleno y no puede eructar o vomitar (devolver).
  • Su hijo tiene dolor en su abdomen u hombro que no se quita o empeora.
  • Su hijo tiene problemas para evacuar.
  • Su hijo tiene pus o un olor pestilente que sale de su incisión.
  • Su hijo tiene dolor severo de pecho u hombro y problemas para respirar de repente.
  • El vómito de su hijo es de color verde, parece poso de café o tiene sangre.
  • Los síntomas de su hijo regresan.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide