Skip to Content
Are you living with NSCLC? Learn your prognosis here >>

Bronquitis Aguda En Niños

LO QUE NECESITA SABER:

La bronquitis aguda es la inflamación e irritación en las vías respiratorias de su hijo. Esta irritación puede causar que tosa o tenga otros problemas de respiración. La bronquitis aguda suele comenzar a causa de otra enfermedad, como un resfriado o la gripe. La enfermedad se propaga de la nariz y la garganta de su hijo a la tráquea y las vías respiratorias. La bronquitis es a menudo llamada un resfriado del pecho. La bronquitis aguda dura alrededor de 2 semanas y no suele ser una enfermedad grave.

INSTRUCCIONES SOBRE EL ALTA HOSPITALARIA:

Medicamentos:

  • Ibuprofeno o acetaminofen: Se administran estos medicamentos para reducir el dolor y la fiebre de su niño. Éstos se pueden comprar sin receta médica. Pregunte sobre la cantidad de medicamento que usted le puede administrar a su niño seguramente.
  • Medicamento para la tos: Este medicamento ayuda a aflojar la mucosidad en los pulmones de su hijo y hacer más fácil expectorarlo. Esto puede ayudarle a su hijo a respirar mejor.
  • Inhaladores: El médico de su hijo podría darle uno o más inhaladores para ayudarle a respirar más fácil y tener menos tos. Un inhalador le da la medicina en forma de vapor para que su hijo lo respire dentro de sus pulmones. Consulte con el médico de su hijo para que le muestre cómo utilizar su inhalador correctamente.

  • Medicamentos de esteroides: Los medicamentos de esteroides ayudan a abrir las vías respiratorias de su hijo para que él pueda respirar mejor.
  • Medicamento antiviral: Medicamento antiviral puede ser admininstrado para combatir una infección causada por un virus.
  • Antibióticos: Estos medicamentos se administran para combatir infecciones causadas por bacterias. Administre este medicamento a su niño exactamente como lo haya ordenado su proveedor de salud. No deje de administrar el antibiótico a su niño a menos que lo haya indicado su proveedor de salud. Nunca guarde antibióticos o administre a su niño antibióticos que le fueron recetados para otras enfermedades.
  • Administre a su niño su medicamento como se le haya indicado: Llame al proveedor de salud de su niño si piensa que el medicamento no esta funcionando como se había esperado. Infórmele si su niño es alérgico a algún medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, o hierbas que toma su niño. Incluya la cantidad que toma, la forma y la razón porque los esta tomando. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visita de seguimiento. Mantenga la lista con usted en caso de emergencia.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño al cerebro e hígado de peligro mortal. Revise las etiquetas de los medicamentos de su niño para ver si contienen aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.

Ayude a su hijo a descansar:

Su hijo puede que respire con más facilidad con la cabeza elevada. Si su hijo es mayor, coloque 1 o 2 almohadas detrás de su espalda. Nunca coloque almohadas en la cuna de un bebé o apoye a un bebé con almohadas. Si el rostro de su bebé queda atrapada en la almohada, podría asfixiarse. Para ayudar a un bebé a respirar más fácilmente, siéntelo en posición vertical en una silla de bebé. También es posible elevar un poco la cabecera del colchón de la cuna, sólo si el colchón es firme (no delgado y flexible). Coloque libros o una almohada debajo de la cabecera del colchón (entre el colchón y los muelles). Siempre levante las barandas laterales de la cuna cuando se aleje de la cama de su bebé.

Ofrézcale bastantes líquidos a su hijo:

  • Ayude a que su hijo tome por lo menos 6 a 8 vasos de 8 onzas (236 mililitros) de líquidos claros al día. Dele agua, jugo, caldo, o bebidas deportivas. No le dé bebidas deportivas a los bebés y niños pequeños.
  • Si usted está amamantando o alimentando a su bebé con fórmula infantil, continúe haciéndolo. Es posible que su bebé no tenga deseos de beber la cantidad normal que toma en cada alimentación. Si es así, dele de ingerir pequeñas cantidades de leche materna o fórmula con más frecuencia.

Use un humidificador:

Use un humidificador de vapor frío para aumentar la humedad del aire en su hogar. Esto puede hacer que sea más fácil que su hijo respire, y que ayude a disminuir la tos. Lave el aparato con agua y jabón todos los días. Mantenga humidificadores fuera del alcance de los niños.

Evite la propagación de gérmenes:

Lavarse bien las manos es la mejor manera de prevenir la propagación de muchas enfermedades. Enséñele a su hijo a lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Cualquier persona que cuida de su hijo debe lavarse las manos con frecuencia también. Enséñele a su hijo a cubrirse siempre la nariz y la boca al toser y estornudar. Lo mejor es toser en un pañuelo de papel o en la manga de la camisa en lugar de en sus manos. Mantenga a su hijo alejado de otras personas cuanto sea posible mientras esté enfermo.

Use una perilla de succión si su hijo no puede soplarse la nariz:

  • Usted puede conseguir perillas de succión en una farmacia o supermercado. Apriete la perilla y suavemente introduzca la punta en la fosa nasal de su hijo. Cierre con cuidado la otra fosa nasal presionándolo con sus dedos. Suelte la perilla para que succione la mucosidad.
  • Vacie la mucosidad de la perilla de succión en un pañuelo de papel. Repita si es necesario. Haga lo mismo en la otra fosa nasal. La perilla de succión debe ser lavado después de uso. Siga las instrucciones de limpieza en la envoltura.
  • Es posible que necesite gotas nasales de solución salina (agua salada) para aflojar la mucosidad. Estas se pueden comprar en un supermercado o farmacia. Ponga 2 ó 3 gotas en una fosa nasal. Espere 1 minuto para que la mucosidad se afloje. Luego, utilice la perilla para quitar la mucosidad y la solución salina. Haga lo mismo en la otra fosa nasal.

Tenga seguimiento con el médico de cabecera de su hijo según indicado:

Anote preguntas que tenga para que recuerde preguntarlas en sus citas de seguimiento.

Comuníquese con el médico de cabecera de su hijo si:

  • Su hijo tiene fiebre.
  • La tos de su hijo no desaparece o empeora.
  • Su hijo se jala la oreja o tiene dolor de oído.
  • Su hijo tiene articulaciones hinchadas o doloridas.
  • Su hijo tiene una erupción cutánea nueva o le pica la piel.
  • Su hijo tiene síntomas nuevos o sus síntomas se empeoran.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca del medicamento o el cuidado de su hijo.

Busque ayuda inmediatamente o llame al 911 si:

  • Los problemas de respiración de su hijo empeoran o él tiene sibilancia con cada respiro.
  • Su hijo tiene signos de dificultad para respirar. Estos signos podrían incluir:
    • Piel entre las costillas o alrededor de su cuello se hunde con cada respiro (retracción)
    • Ensanchamiento (ampliación) de su nariz al respirar

    • Dificultad para hablar o comer debido a sus problemas de respiración
  • Su hijo tiene dolor de cabeza y el cuello rígido con su fiebre
  • Los labios o uñas de su hijo se ven grises o azules.
  • Su hijo está mareado, confundido, se desmaya, o se le hace más difícil despertar
  • Su hijo tiene signos de deshidratación. La deshidratación significa que su hijo no tiene suficientes líquidos en su cuerpo. Los signos de la deshidratación podrían incluir:
    • Llorar sin lágrimas.
    • Sequedad en la boca o labios partidos.
    • Orinar menos o orín más obscura de lo normal.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide