Skip to Content

Anemia Falciforme En Niños

LO QUE USTED NECESITA SABER:

¿Qué es la anemia falciforme?

La anemia de células falciformes o drepanocítica es una enfermedad que causa que el cuerpo de su niño descomponga una gran cantidad de glóbulos rojos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todos los órganos y tejidos. La anemia falciforme es una forma grave de la enfermedad de células falciformes. La enfermedad causa que los glóbulos rojos adquieran forma de medialuna u hoz. El riesgo de su niño aumenta si tanto su padre como su madre tienen el gen de la anemia falciforme. El proveedor de salud de su niño puede confirmar si su niño tiene anemia de células falciformes al establecer la forma o contorno de los glóbulos rojos de su niño.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la anemia falciforme?

  • Palidez
  • Inflamación de las manos o los dedos
  • Frecuentes dolores de cabeza
  • Dificultad para respirar
  • Dolor general en todo su cuerpo

¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de células falciformes?

Es posible que necesite estudios de detección continuos para las condiciones que pueden desarrollarse con la enfermedad de células falciformes. Unos ejemplos incluyen la enfermedad de los riñones, hipertensión (presión alta), retinopatía (problemas de los ojos) y problemas con sus pulmones.

  • Se podrían administrar medicamentos para calmar el dolor o para disminuir la cantidad de glóbulos rojos deformes en la sangre de su niño. Su niño también puede necesitar medicamento para tratar o prevenir una infección bacteriana.
  • Los AINEs , como el ibuprofeno, ayudan a reducir inflamación y dolor o fiebre. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Los AINEs podrían causar sangrado estomacal o problemas en los riñones en ciertas personas. Si su niño está tomando un anticoágulante, siempre pregunte si los AINEs son seguros para él. Antes de usar el medicamento, lea siempre la etiqueta de información y siga sus indicaciones. No administre éstos medicamentos a niños menores de 6 meses de edad sin el consentimiento de su médico.
  • El acetaminofén reduce el dolor y la fiebre en su niño. Esta disponible sin receta médica. Pregunte cuál es la cantidad y con qué frecuencia que debe administrárselo a su niño. Siga atentamente las instrucciones. El acetaminofén puede ser nocivo para el hígado al no tomarlo correctamente.
  • No administre aspirina a niños menores de 18 años de edad: Su niño podría desarrollar el síndrome de Reye si toma aspirina. El síndrome de Reye podría causar daño de peligro mortal al cerebro e hígado. Revise las etiquetas del medicamento de su niño para aspirina, salicilato, o aceite de gaulteria.
  • Una transfusión de sangre reemplaza la sangre con glóbulos rojos sanos que no tienen un contorno anormal en forma de medialuna.

¿Cómo puedo ayudar a mi niño a lidiar con el dolor?

  • Supervise a su niño para signos de dolor. Este pendiente de enrojecimiento o inflamación en su manos o pies. Si el es muy pequeño y no habla, vigile su cara y esté pendiente de otros signos de dolor. Si él es lo suficientemente grande para hablar, pregúntele si siente dolor y que tan fuerte es. Trate de que use una escala del dolor para mostrar que tanto dolor está sintiendo.
    Pain Scale
  • Aplique calor en las zonas de dolor. Use una compresa de calor o que tome un baño de agua tibia por 20 a 30 minutos cada 2 horas por la cantidad de días que el proveedor de su niño le indicó. El calor puede servir para disminuir el dolor que siente su niño.
  • Déle un masaje en las zonas donde su niño siente dolor. Esto puede servir para disminuir el dolor y ayudarlo a relajarse.
  • Ayude a su niño a mantener un balance entre el reposo y actividad física. Indíquele que descanse durante una crisis de las células falciformes. Con el paso del tiempo, el niño puede aumentar su actividad a una moderada. La actividad puede ayudar a disminuir el dolor. Consulte con el proveedor de salud de su niño sobre cuáles actividades son seguras para su niño. Es posible que necesite evitar las actividades de gran impacto, como el fútbol o el fútbol americano ya que aumentan el riesgo de una lesión.

¿Qué puedo hacer para prevenir que mi niño tenga una crisis de las células falciformes?

  • Administre vitaminas y minerales a su niño según las indicaciones. El ácido fólico puede ayudar a prevenir problemas con los vasos sanguíneos que pueden ocurrir con la anemia falciforme. Es posible que el zinc disminuya la frecuencia que su niño presenta dolor.
  • Ofrézcale líquidos a su niño según le indicaron. La deshidratación puede aumentar su riesgo de una crisis de las células falciformes. Pregunte cuánto líquido debe tomar cada día y cuáles son los mejores líquidos para el niño.
  • Evite que su niño pase por cambios bruscos de temperatura. No permita que su niño pase de un lugar templado a uno frío muy rápido. Manténgalo caliente en el invierno. No lo deje nadar en agua fría.
  • Pregunte cuáles son las vacunas que su niño necesita. Las vacunas ayudan a prevenir una infección viral que puede conducir a una crisis de las células falciformes. Debe llevarlo a que le administren una vacuna contra la gripe cada año según las indicaciones. También puede necesitar una vacuna que lo proteja contra la neumonía cada 5 años.
  • Dialogue con los cuidadores, maestros y otro personal de la escuela de su niño. Informe a estas personas que su niño tiene una anemia falciforme. Enseñe al personal los signos y síntomas de una crisis de las células falciformes, síndrome torácico agudo e infección. Indíqueles que necesitan hacer si notan cualquier signo o síntoma de estos problemas.
  • Dialogue con su niño sobre comportamientos perjudiciales. Informe a su niño que no fume ni permanezca alrededor de personas que fuman. Informe a su niño que no consuma alcohol. El fumar cigarrillos o consumir bebidas alcohólicas aumenta el riesgo del niño de presentar crisis de las células falciformes.

Llame al 911 por cualquiera de los siguientes:

  • Su niño tiene tos, le falta la respiración y tiene dolor de pecho.
  • Su niño tiene un dolor de cabeza que es nuevo, diferente o más intenso o fuerte.
  • Su niño varón tiene una erección del pene que dura 2 horas.
  • Su niño le informa que no puede ver por uno o ambos ojos.
  • Su niño está confundido, tiene problemas para hablar, o tiene debilidad o adormecimiento en su brazo, pierna o rostro.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Su niño tiene fiebre.
  • Su niño está soñoliento, pálido y su estómago está inflamado.
  • Su niño no está actuando como siempre, tiene una convulsión o se desmaya.
  • El dolor de su niño no disminuye después de administrarle el medicamento para el dolor.
  • Su niño le informa que no puede afrontar su dolor o enfermedad, o desea morir.

¿Cuándo debo consultar con el proveedor de salud de mi niño?

  • Su niño tiene fiebre, un resfriado o la gripe.
  • Usted nota sangre en la orina de su niño.
  • Su niño tiene síntomas nuevos.
  • Su niño está estreñido o tiene diarrea.
  • Su niño le informa que tiene cambios con su visión.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre la condición o tratamiento de su niño.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su niño. Informarse acerca del estado de salud del niño y sobre la forma como puede tratarse. Discuta con los médicos de su niño las opciones de tratamiento para decidir el cuidado que se usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide