Skip to Content

Amigdalectomía En Niños

LO QUE USTED DEBE SABER:

La amigdalectomía es una cirugía que se realiza para extraer las amígdalas de su niño. Las amígdalas son 2 glándulas grandes que se encuentran en la parte de atrás de la garganta de su niño. Las adenoides son protuberancias pequeñas que se encuentran en la parte de arriba de la garganta. Las amígdalas y las adenoides combaten infecciones. Podría ser necesario extraerle las amígdalas a su niño para mejorar su respiración y asma, y reducir infecciones en la garganta, senos paranasales, e infecciones de oído. Es probable que le extraigan las adenoides al mismo tiempo si están inflamadas o infectadas.

Picture of a normal mouth

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Medicamentos para el dolor: Usted debe saber la cantidad y frecuencia de los medicamentos que toma su niño. Es probable que le indiquen darle a su niño medicamentos para el dolor a las mismas horas todos los días o sólo cuando sea necesario. Es importante que su niño tome sus medicamentos para el dolor a la hora debida. Esté atento a cualquier señal de dolor que su niño sienta. El medicamento le reducirá el dolor, pero no espere que le quite el dolor del todo. También es común que el dolor sea más fuerte por las mañanas. Infórmele al cirujano de su niño si el dolor continúa o empeora. También infórmele si su niño no quiere tomarse los medicamentos.
    • Acetaminofén: Este medicamento se compra sin receta médica y se usa para disminuir el dolor y la fiebre que siente su niño. No le de a su niño acetaminofén del que se compra sin receta si ya está de por sí tomando medicamentos para el dolor recetados por el médico. Los médicos le indicarán la cantidad correcta de medicamento que debe tomar su niño, y con cuánta frecuencia debe tomarlo. El uso de demasiado acetaminofén puede dañar el hígado de su niño.
    • Ibuprofeno: Este medicamento sin receta médica podría usarse para disminuir la inflamación, el dolor o la fiebre. No le de a su niño ibuprofeno a menos que así lo haya indicado el médico.
    • No le de aspirina a su niño después de la cirugía: La aspirina puede aumentar su riesgo de sangrado.
  • Antibióticos: Este medicamento se usa para ayudar a prevenir o combatir infecciones causadas por bacterias. De a su niño sus antibióticos como se lo indique el médico y hasta que se terminen aunque ya parezca sentirse mejor.
  • Administre el medicamento a su niño como se le haya indicado: Llame al médico de cabecera de su niño si piensa que el medicamento no le esta ayudando, o esta teniendo efectos secundarios. Informe al médico de cabecera de su niño si él esta tomando cualquier vitamina, hierba, u otros medicamentos. Mantenga una lista de los medicamentos que esta tomando. Incluya las cantidades, frecuencia, y la razón por que los esta tomando. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visitas de seguimiento.

Sangrado:

Algunos niños sangran después de su amigdalectomía. Generalmente sucede de 4 a 8 días después de la cirugía, pero puede ocurrir en cualquier momento incluso hasta 3 semanas después de la cirugía.

  • Si su niño tiene sangrado:
    • Cantidades pequeñas de sangre: Dele a su niño agua helada y asegúrese de que se siente y descanse.
    • Cantidades grandes de sangre o sangrado que no para: Lleve a su niño a la sala de emergencias de inmediato .
  • Prevenga el sangrado: Haga lo siguiente para prevenir o reducir el riesgo de sangrado:
    • No fume alrededor de su niño ni lo lleve a lugares donde hay humo después de la cirugía.
    • No permita que su niño realice actividades físicas fuertes. No permita que juegue a pelear, correr, o gritar.
    • Use hielo y compresas con hielo. Coloque hielo en una bolsa de plástico y envuelva la bolsa con una toalla. Pídale a su niño que se la ponga en frente de su cuello o la use como se le indica.
    • No le de a su niño alimentos ni bebidas calientes, condimentadas o crujientes (como papas tostadas).
    • Ayúdele a cepillarse los dientes cuidadosamente. Ayúdele a enjuagarse la boca con mucho cuidado para remover la sangre y mocosidad de la boca. Debe evitar también hacer gárgaras o cepillarse los dientes fuertemente.
    • Su niño no debe toser, aclararse la garganta, o limpiarse la nariz.

Alimentos y bebidas:

Líquidos y alimentos fríos ayudan a disminuir el dolor y la inflamación. Evite darle a su niño leche y productos lácteos si tiene flemas en la garganta porque ésto podría provocarle tos y dolor en el área donde tuvo la cirugía.

  • Líquidos: Es importante que su niño beba líquidos a menudo después de la cirugía para evitar la pérdida de líquidos, mantener baja su temperatura, reducir el dolor, y acelerar su recuperación. Es bueno empezar con líquidos fríos como agua, jugos de manzana o uva, nieves de agua, gelatina, y refrescos. No le de jugo de naranja o jugo de toronja ya que estos tipos de jugo podrían afectarle la garganta.
  • Alimentos: Si su niño puede tomar líquidos con facilidad y no tiene malestar estomacal, entonces puede empezarle a dar alimentos blandos y sin condimentos como puré de manzana, avena, huevos hervidos, pasta, y helado. Una vez que su niño ya pueda comer alimentos blandos con facilidad entonces puede empezar a comer alimentos sólidos. Es necesario evitar todo alimento condimentado, picante, o crujiente como papas tostadas porque este tipo de alimento puede lastimarle la garganta.

Cuidados para su niño:

  • Asegúrese de que su niño descanse y limite su actividad física como se le indica. Actividades seguras serían la lectura, mirar películas, y jugar juegos de mesa o en computadora.
  • Coloque un humidificador de aire frío en el dormitorio de su niño para ayudar a humedecer el aire y aliviar su garganta.
  • Mantenga a su niño lejos de gente con resfriados, dolor de garganta, o gripe. Es probable que su niño se enferme con más facilidad después de la cirugía.

Programe una cita con el cirujano de su niño en 1 o 2 días o como se le indique:

Anote cualquier pregunta que tenga sobre los cuidados que debe tener su niño o su recuperación para que recuerde hacerlas durante sus citas.

Comuníquese con el cirujano o médico de cabecera de su niño si:

  • Su niño tiene dolor de garganta o dolor de oído peor de lo esperado.
  • Su niño todavía siente dolor, incluso después de tomarse sus medicamentos.
  • Su niño tiene fiebre alta. Pregúntele al médico de cabecera de su niño cuando es que debe preocuparse por una fiebre.
  • El cuello o rostro de su niño se pone más rojo con el tiempo.
  • A su niño le pica la piel o tiene un sarpullido. Esto podría significar que es alérgico al medicamento que le dieron.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes sobre los cuidados de su niño.

Regrese a la sala de emergencias si:

  • Su niño tiene sangrado color rojo brillante saliendo de la garganta, nariz o boca o el sangrado empeora. Esto puede poner la vida de su niño en riesgo de muerte.
  • Su niño se siente débil, mareado, o como si se quisiera desmayar cuando se sienta o pone de pie. Su niño necesita líquidos o está sangrando. De nuevo, esto puede poner la vida de su niño en riesgo de muerte.
  • A su niño le está saliendo pus o sangre de la garganta.
  • Su niño no puede beber o está orinando muy poco.
  • Su niño tiene dolor de garganta fuerte con babeo o cambios de voz.
  • El cuello de su niño está duro, le duele o está más inflamado.
  • El rostro o cuello de su niño duele o se inflama repentinamente.
  • Su niño tiene dolor de espalda o pecho.
  • Su niño tiene dificultad para respirar o tragar.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide