Skip to Content

Abuso De Pareja

LO QUE NECESITA SABER:

¿Qué es el abuso de pareja?

El abuso de pareja también se conoce como violencia doméstica. El abusador abusa de su pareja con la intensión de lastimarla. El abusador trata de controlar o dominar la relación por medio de la intimidación, amenazas o fuerza física. La mayoría de las víctimas de violencia doméstica son mujeres, pero los hombres también pueden ser víctimas. Es posible que exista cierto patrón de abuso constante o intermitente. El abusador podría rogar por perdón, prometer que va a cambiar, o tratar de compensar por su error. Además podría también actuar como si la violencia nunca hubiera sucedido.

¿Cuáles son los tipos de abuso de pareja?

  • Abuso físico incluye golpes, bofetadas, patadas, empujones, zapatazos, jalones de cabello o quemaduras. La violencia física también puede incluir el acoso o el uso de sujetadores físicos, cuchillos o armas. La violencia física podría representar una amenaza para la vida.
  • Abuso emocional incluye los insultos, las amenazas, la humillación, la intimidación, la degradación o el acoso mediante palabras o acciones. Esto también puede incluir el no confiar en usted, el actuar de manera celosa o posesiva, o el aislamiento de su familia o amigos. El controlar sus finanzas o rehusarse a compartir dinero o propiedades puede constituir también abuso emocional.
  • Abuso sexual es cuando su pareja tiene contacto sexual con usted sin su expreso consentimiento. El abuso sexual incluye el forzar las relaciones sexuales cuando usted está enfermo, cansado o después de que se hayan ignorado sus sentimientos acerca del sexo. El invitar a otra persona a unirse a sus actividades sexuales o el uso a la fuerza de juguetes sexuales constituye también abuso sexual.

¿Qué aumenta mi riesgo de abuso de pareja?

  • Está en condiciones de vida de hacinamiento.
  • Usted tiene un historial de abuso de pareja u otras formas de violencia familiar.
  • Usted tiene muy pocos amigos o vive lejos de otros familiares.
  • Usted es una mujer joven, soltera, separada o divorciada.
  • Usted depende de su pareja para sustento económico o un lugar donde vivir.
  • Su pareja toma alcohol o usa drogas ilegales.
  • Su pareja sufre de un trastorno de personalidad, depresión, o alguna otra enfermedad mental.
  • Su pareja tiene un historial de violencia familiar, como por ejemplo abuso físico o sexual.
  • Su pareja está estresada debido a su trabajo, por cuidarlo a usted, o por problemas financieros.

¿Cuáles son los signos y síntomas del abuso de pareja?

  • Violencia física y sexual:
    • Caídas o lesiones constantes, o lesiones viejas que no fueron tratadas cuando sucedieron
    • Moretones, sobre todo en la parte superior de los brazos
    • Rasguños, marcas de mordeduras, o marcas de objetos usados para dominar, como cinturones, cuerdas o cables eléctricos
    • Cortadas o cicatrices
    • Huesos rotos o dislocados
    • Cicatrices o quemaduras de cigarrillos, planchas o agua caliente
    • Sangrado o secreción de la nariz, la boca o los genitales
  • Violencia emocional:
    • Sentirse trastornado o asustado
    • Sentirse ansioso, tímido, deprimido o retraído
    • Sentirse sin esperanzas o con baja autoestima
    • Dificultad para dormir
    • Cambios repentinos de humor o de sus hábitos alimenticios
    • Ganas de lastimarse a sí mismo o a otras personas

¿Cómo se diagnostica el abuso de pareja?

Su médico examinará detenidamente su cuerpo en busca de heridas que podrían ser el resultado del abuso físico o sexual. Su médico podría preguntarle si la han golpeado, abofeteado, lesionado o tocado sexualmente sin su consentimiento. También podría preguntarle quién está abusando de usted y por cuánto tiempo lo ha estado haciendo. Es posible que también deba hacerse alguno de los siguientes exámenes:

  • Exámenes de sangre y orina pueden hacerse para verificar si tiene problemas de salud, como una infección.
  • Un cultivo y examen de frotis se usa para tomar una muestra de secreción de los genitales. La muestra se enviará al laboratorio para examinarse.
  • Un examen pélvico se usa en las mujeres para comprobar si hay alguna lesión del abuso.
  • Radiografía o tomografía computarizada podrían usarse para saber si tiene algún hueso roto o desplazado. Es posible que también le tomen radiografías del tórax y del abdomen. Un líquido de contraste podría usarse para ayudar a que las lesiones se vean con mayor claridad en las imágenes. Dígale al médico si usted alguna vez ha tenido una reacción alérgica al líquido de contraste.

¿Cómo se trata el abuso de pareja?

Cuando esté lista, hay ayuda disponible. También podrían llevarla a un refugio seguro o recibir cuidados en el hogar. Le podrían ofrecer servicios especiales para garantizar su seguridad y su salud. El tratamiento podrá incluir también algo de lo siguiente:

  • La terapia podría recomendarse. El abuso de pareja podría causarle miedo, depresión o ansiedad. Un consejero puede ayudarla a hablar sobre sus sentimientos.
  • Los medicamentos pueden administrarse para ayudar a prevenir el dolor. Es posible también que necesite tomar antibióticos o darse la vacuna antitetánica si tiene una herida abierta. Los medicamentos podrían además administrarse si usted padece de alguna otra condición médica.
  • La cirugía podría ser necesaria a que sus huesos regresen a su posición normal si es que ha sufrido fracturas. Se podría requerir una cirugía también para corregir una deformidad o para tratar otras lesiones.

¿Qué puedo hacer para protegerme?

  • Cree un plan de seguridad:
    • Prepare una bolsa con ropa, dinero y papeles importantes en caso de que usted necesite salir del hogar rápidamente.
    • Esconda un juego adicional de llaves de la casa y auto.
    • Tenga una forma secreta de informar a la familia y amistades que usted necesita ayuda urgente.
    • Planee a donde ir, si necesita huir.
    • Si no tiene un teléfono celular, consulte a su médico sobre los teléfonos celulares de emergencia para llamadas al 911 solamente.
    • Cuando sufra un ataque, evite las habitaciones con una sola entrada (como los baños) y manténgase fuera de la cocina.
  • Comuníquese con la policía. Llame a la policía si su vida o la vida de un niño corren peligro. La policía puede retirar a su abusador. Su abusador puede mantenerse alejado de usted si eso es lo que usted elige.
  • Considere el pasar una o más noches en un refugio. Un refugio de mujeres le puede proveer un lugar seguro cuando usted lo necesite.
  • Solicite nombres y números de teléfono. Consiga una lista de números de teléfono de personas que la pueden ayudar. Las personas en estos números de teléfono pueden contestar sus preguntas e indicarle en donde puede conseguir ayuda.
  • Pregunte sobre un consejero de violencia doméstica. Este es un profesional entrenado que hablará con usted sobre sus opciones. El contacto con este médico es privado. Esta persona podría ayudarle durante una emergencia para asegurar que usted esté a salvo del abusador.

¿Dónde puedo obtener apoyo y más información?

  • National Domestic Violence Hotline
    PO Box 90249
    Austin , TX 78709
    Phone: 1- 800 - 799-7233
    Web Address: www.ndvh.org

Llame al número de emergencias local (911 en los Estados Unidos) si:

  • Usted teme por su vida o la vida de sus niños.
  • Usted siente deseos de lastimarse o lastimar a alguien más.
  • Le parece que no puede afrontar el abuso o su recuperación después del abuso.
  • Usted tiene dificultad para respirar, dolor de pecho o ritmo cardíaco acelerado.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Sus síntomas están empeorando.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • Usted tiene síntomas nuevos.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.