Skip to Content

Absceso De Hígado

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • Un absceso de hígado es una acumulación de pus en el hígado, causada por bacterias, hongos o parásitos. Este absceso puede ocurrir como una simple lesión o como lesiones múltiples de diferentes tamaños. Este absceso es comúnmente causado por una infección con bacterias o amebas (parásitos que causan diarrea). Un absceso de hígado causado por bacterias con frecuencia ocurre después de una infección abdominal. En estas, se incluyen las infecciones causadas por cálculos en los conductos biliares, las infecciones en los intestinos o la apendicitis. El dolor en la parte superior derecha de su abdomen, la fiebre y los sudores nocturnos son signos y síntomas comunes. También puede presentar pérdida del apetito, náuseas, vómito o pérdida de peso no planeada. Algunas veces, también pueden presentarse tos, dificultad para respirar o color amarillo en la piel o partes blancas de los ojos.
  • El absceso de hígado puede diagnosticarse mediante exámenes de sangre o con imágenes de su abdomen. En estos, se pueden incluir radiografías, una escanografía del hígado, ultrasonido, una tomografía computarizada e imágenes por resonancia magnética. El tratamiento dependerá de la causa, tamaño y ubicación del absceso en su hígado. También dependerá de si usted tiene un absceso simple o abscesos múltiples. Para eliminar la infección y aliviar sus síntomas, pueden usar medicamentos. Los médicos pueden drenar el absceso o practicar una cirugía para ayudar a remover el pus de su hígado. Con tratamiento y cuidado, su absceso puede ser curado y prevenir serios problemas.

DESPUÉS DE SER DADO DE ALTA:

Tome sus medicamentos como se le haya indicado.

Llame a su médico de cabecera si usted piensa que su medicamento no le está ayudando o si tiene efectos secundarios. Infórmele si es alérgico a cualquier medicamento. Mantenga una lista vigente de los medicamentos, vitaminas, y hierbas que toma. Incluya las cantidades, la frecuencia con que los toma y por qué los toma. Traiga la lista o los envases de sus medicamentos a las citas de seguimiento. Mantenga la lista consigo en caso de una emergencia. Bote las listas viejas.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

No tome alcohol:

Algunas personas no deberían tomar alcohol. Estas personas incluyen aquellas con ciertas condiciones médicas o que están tomando medicamento que podría interactuar con el alcohol. El alcohol incluye la cerveza, vino, y licor. Informe a su médico si usted toma alcohol. Pídale que le ayude a dejar de hacerlo.

Consejos para su bienestar:

  • Coma una variedad de alimentos saludables: Esto podría ayudar a que usted tenga más energía y se recupere más pronto. Los alimentos saludables incluyen fruta, vegetales, panes integrales, productos lácteos bajo en grasa, frijoles, carnes sin grasa, y pescado. Pregunte si usted necesita estar en una dieta especial.
  • Tome líquidos como se le haya indicado: Los adultos deberían tomar de 9 a 13 vasos de líquido de ocho onzas cada uno, todos los días. Pegunta la cantidad de líquido que sería adecuada para usted. Para la mayoría de las personas, los mejores líquidos son agua, jugo, y leche.
  • Haga suficiente ejercicio: Hable con su médico sobre un plan de ejercicio adecuado para usted. El ejercicio podría reducir su presión sanguínea y podría mejorar su salud.
  • No fume: Si fuma, nunca es tarde para dejar de hacerlo. Usted corre más probabilidad para enfermedades en el corazón o pulmones, cáncer y otros problemas de salud si fuma. Dejar de fumar va a mejorar su salud y la salud de toda persona a su alrededor. Si fuma, solicite información sobre como dejar de hacerlo.
  • Maneje su estrés: El estrés podría causar que usted se cure lentamente y podría causar enfermedad. Aprenda nuevas forma de relajarse, como la respiración profunda.

Para encontrar más información:

Un absceso de hígado es una condición que puede cambiar su vida y la de su familia. Puede ser difícil aceptar que usted tiene un absceso de hígado. Usted y aquellas personas que le rodean pueden sentir disgusto, tristeza o temor. Estos sentimientos son normales. Hable con sus médicos, familiares o amigos, acerca de sus sentimientos. Si desea más información acerca del absceso de hígado, usted puede ponerse en contacto con las siguientes organizaciones:

  • American College of Gastroenterology
    6400 Goldsboro Rd., Ste 450
    Bethesda , MD 20817
    Phone: 1- 301 - 263-9000
    Web Address: http://www.gi.org
  • American Liver Foundation
    39 Broadway Suite 2700
    New York , New York 10006
    Phone: 1- 212 - 668-1000
    Phone: 1- 800 - 465-4837
    Web Address: http://www.liverfoundation.org
  • National Digestive Diseases Information Clearinghouse (NDDIC)
    2 Information Way
    Bethesda , MD 20892-3570
    Phone: 1- 800 - 891-5389
    Web Address: www.digestive.niddk.nih.gov

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.
  • Usted presenta tos, piel enrojecida o hinchada, o se siente débil y delicado.
  • Usted presenta salpullido en la piel.
  • Su herida está sensible, hinchada o presenta pus proveniente de ella.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes relacionadas con su absceso de hígado, medicamentos o cuidados.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted presenta vómito o convulsiones.
  • Usted presenta dolor en su abdomen o siente más llenura de lo normal.
  • Súbitamente, usted presenta dificultad para respirar.

© 2016 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide