Uso Del Oxígeno En El Hogar

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Por qué necesito usar oxígeno en el hogar?

Es posible que usted requiera oxígeno adicional si no puede respirar suficiente oxígeno por sí mismo. Usted necesita una orden del médico para recibir terapia de oxígeno. La orden incluirá la cantidad que necesita y la frecuencia. Use el oxígeno como se le indique.

¿Cuáles son los tipos de sistemas de suministro de oxígeno?

El médico elegirá el sistema de oxígeno basándose en la cantidad de oxígeno que usted necesita y de la actividad que realice. El oxígeno puede suministrarse de las siguientes 3 formas:

  • El oxígeno comprimido mantiene el oxígeno bajo presión en un cilindro (tanque) de metal. El tanque puede ser programado para dispensar sólo la cantidad de oxígeno que usted necesita mientras respira. Los tanques de oxígeno comprimido son pesados y están diseñados para usarse principalmente en un sólo lugar. Es posible que necesite ayuda para moverlo o asegurarlo. Hay tanques mas pequeños disponibles con transportador de ruedas para facilitar la movilización, o para cuando usted viaja.

  • El oxígeno líquido se mantiene frío dentro de un tanque pequeño e insulado. El líquido se tibia y se convierte en un gas que se respira cuando usted necesita inhalar. Los tanques de oxígeno líquido son mas pequeños y fáciles de llevar consigo. Usted puede rellenar el tanque de oxígeno líquido de un tanque grande que se conserva en el hogar. El servicio de suministro de oxígeno llenará el tanque grande cada 1 o 2 semanas.

  • Un concentrador de oxígeno es un aparato eléctrico que almacena oxígeno del aire. Esta máquina es pesada y podría venir con un transportador de ruedas para ayudarlo a transportarlo de habitación a habitación.

¿Cuáles son los tipos de dispositivos de respiración de oxígeno?

Cada dispositivo está conectado al suministro de oxigenación por medio de un tubo. El tubo debe ser lo suficientemente largo para permitirle la movilización dentro del hogar. Usted podría necesitar un humidificador para humedecer el oxígeno. Esto podría evitar la sequedad en la nariz, boca y garganta. Pregunte al médico si necesita un humidificador y como se conecta al suministro de oxígeno.

  • Una cánula nasal es un dispositivo plástico de 2 sondas que encajan en las fosas nasales. Coloque cada sonda en las fosas nasales. Enrede el tubo alrededor de las orejas o adjúntelo a los anteojos para mantenerlos en su sitio. Asegúrese de que la cánula le quede bien y cómoda.

  • Una máscara de oxígeno va conectada a un tubo plástico y le cubre la boca y nariz. Generalmente, la máscara se queda en su lugar mediante una banda elástica que pasa por detrás de la cabeza. Usted puede usar esta máscara si necesita una cantidad alta de oxígeno. El médico le podría recomendar que use la cánula nasal durante el día y la máscara por la noche. La máscara podría ayudar si la nariz se reseca o se congestiona.

  • El oxígeno transtraqueal se suministra a través de un catéter pequeño y flexible que se introduce en la tráquea. Un collar sostiene al catéter en su lugar.

¿Cómo usar el oxígeno en forma segura?

  • No use oxígeno cerca de algo caliente o de una llama. El oxígeno comprimido puede prenderse con el fuego. Mantenga el tanque de oxígeno a 5 pies de distancia de las llamas o de los calentones, como las velas o calentadores con agua caliente. No use nada inflamable, como líquidos de limpieza, gasolina o aerosoles cerca del oxígeno. Mantenga un extintor de fuego y un teléfono cerca en caso de un incendio. Informe al departamento de bomberos que tiene un oxígeno en el hogar si necesita llamarlos para pedir asistencia.

  • No fume mientras está usando oxígeno. No deje que nadie fume a su alrededor.

  • No cambie el flujo del oxígeno a menos que el médico se lo indique. Apague el tanque o el concentrador de oxígeno cuando no esté usando el oxígeno.

  • No ingiera alcohol o tome sedantes mientras use el oxígeno. Estos podrían disminuirle la respiración.

  • Coloque signos en todas las puertas del hogar para hacer saber a los visitantes y paramédicos que está utilizando oxígeno. Informe a la compañía de electricidad que usted tiene un equipo médico eléctrico. Ellos lo pondrán en una lista de prioridad para arreglar la energía rápidamente si se va.

  • Siga las instrucciones de uso y mantenimiento para el equipo de oxígeno. Mantenga los tanques de oxígeno asegurados en una posición vertical. Los tanques de oxígeno podrían llegar a dañarse si se caen. Un tanque de oxígeno podría provocar lesiones graves si se quiebra.

¿Cómo limpiar los suministros de oxígeno?

  • Lave o reemplace las partes del equipo como se le indique. Lave las sondas nasales con jabón y agua dos veces por semana. Reemplace las sondas nasales cada 2 semanas. Reemplace los tubos cada 2 meses o cuando se pongan rígidos. Cambie los tubos si aparece humedad adentro de los tubos. La humedad puede producir bacteria y provocar infecciones. Cambie la cánula y los tubos después de un resfrío o gripe.

  • Pregunte al médico cómo limpiar la máscara de oxígeno o el catéter transtraqueal. Reemplace la máscara de oxígeno cada 2 semanas.

  • Desinfecte los botones y la parte exterior del concentrador de oxígeno. Limpie los filtros de aire por lo menos una vez a la semana con jabón y agua. Permita que se seque con el aire. Reemplace el filtro al menos una vez a la semana. Pida a la compañía de suministro de oxígeno que provea servicio al concentrador al menos una vez al año. Si tiene preguntas acerca de cómo limpiar el filtro del aire, pregúntele al médico.

  • Lave el envase del humidificador con jabón y agua tibia cada vez que se vaya a rellenar. Enjuague y deje secar la botella al aire antes de rellenarla con agua destilada. No use agua de la llave. Desinfecte la parte externa y la tapa de la botella una vez que lave la parte interior.

¿Cuáles son algunos consejos generales para el uso del oxígeno?

  • Mantenga un tanque de oxígeno de reserva en caso de emergencia. Siempre mantenga un tanque de oxígeno que no sea eléctrico de reserva en caso de un apagón. El oxígeno podría tener un escape en el tanque. Pregunte al médico si el tanque tiene un dispositivo para reducir la pérdida de oxígeno.

  • Use una gasa o un lubricante a base de agua para suavizar la piel. El oxígeno podría resecar la piel, boca o garganta. Coloque una gasa alrededor de los oídos o bajo los tubos de las mejillas si se siente adolorido. Use un lubricante a base de agua en los labios y fosas nasales si se resecan o le duelen. No use lubricantes a base de aceite. Podrían ser inflamables.

  • Ordene oxígeno nuevo antes de que se le termine el que está utilizando actualmente. Es posible que la compañía proveedora de oxígeno no haga entregas en días festivos. Cuando viaje, pídale ayuda al médico para planear de acuerdo a sus necesidades de oxígeno.

  • Mantenga al alcance el teléfono de la compañía proveedora del oxígeno. Colóquelo en un lugar donde usted la pueda ver todos los días, como el refrigerador. Comuníquese con ellos si tiene cualquier problema con el suministro.

¿Cuándo debería comunicarme con mi médico?

Comuníquese con su médico sí:

  • Las sondas del oxígeno le producen llagas en la piel, o le hacen sangrar.

  • Tiene problemas para dormir por que usted no puede respirar bien.

  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debería buscar cuidado inmediato?

Busque cuidado inmediatamente o llame al 911 sí:

  • Tiene dolor de cabeza, el corazón está latiendo muy acelerado y si usted está temblando.

  • Su respiración es muy superficial o lenta, o se le dificulta mas de lo normal.

  • Su respiración se vuelve rápida o le duele al inhalar.

  • Tiene dolor repentino en el pecho.

  • Se siente ansioso o no puede quedarse quieto.

  • Sus uñas o labios se ponen azules.

  • Usted está cansado, confundido, no puede pensar con claridad o se desmaya.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2013 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide
(web1)