Rcp En Recién Nacidos Para Una Persona Sin Conocimientos Médicos

LO QUE USTED DEBE SABER:

Rcp En Recién Nacidos Para Una Persona Sin Conocimientos Médicos (Aftercare Instructions) Care Guide

La reanimación cardiopulmonar (RCP) en recién nacidos es un procedimiento que las personas que no tienen conocimientos médicos pueden aplicar en caso de que se presente una emergencia con un bebé de hasta 1 mes de edad. Una “persona sin conocimientos médicos” es una persona que no ha recibido capacitación en el campo de la medicina. Por lo general, un recién nacido necesita RCP cuando ha dejado de respirar. Es posible que necesite RCP porque su corazón dejó de latir. Puede que esto se deba a un accidente, una lesión o una condición de salud. La RCP combina compresiones torácicas con respiración de rescate. Se realiza una compresión torácica cuando se pone presión y luego se suelta el pecho del bebé recién nacido. Mediante la respiración de rescate se dan bocanadas de aire en la boca y la nariz del bebé recién nacido.

INSTRUCCIONES:

Si encuentra un recién nacido que no está respirando normalmente:

  • Llame al 911 de inmediato o mande a otra persona a que llame para pedir ayuda. Llame al 911 antes de comenzar con la reanimación cardiopulmonar. Cuanto antes lleguen los paramédicos, mayores son las probabilidades de que el bebé sobreviva. Permanezca en la línea con el operador del 911 hasta que esta persona le indique que cuelgue el teléfono.

  • Asegúrese de que el área sea segura antes de entrar y acérquese al recién nacido. Muévalo solamente si el área es peligrosa, como si, por ejemplo, hay un incendio.

  • Arrodíllese junto al bebé. Fíjese si se ha lastimado la cabeza, el cuello o la espalda. Con mucho cuidado, dele la vuelta para colocarlo boca arriba mientras que le sujeta la cabeza y el cuello. Mantenga su cuerpo derecho mientras que lo voltea para colocarlo de espaldas.

  • Comience a practicar la RCP si el bebé no está respirando o si sólo jadea. Continúe con la RCP hasta que el bebé reaccione, hasta que lleguen los paramédicos o que tenga acceso al uso de un desfibrilador externo automático (DEA). Un desfibrilador externo automático o DEA es un dispositivo que da una descarga eléctrica en el corazón de la persona cuando es necesario. Los DEA por lo general se encuentran en los lugares públicos y están montados en la pared.

Cómo hacer RCP en un recién nacido:

Aprenda el ABC de la reanimación cardiopulmonar en los bebés recién nacidos. Recuerde los siguientes pasos: A de vía aérea, B de bocanada de aire o respiración de rescate y C de compresiones torácicas. Abra la vía aérea del recién nacido. Mantenga la vía aérea abierta y practique 1 respiración de rescate. Haga 3 compresiones torácicas. Continúe dando 1 respiración de rescate por cada 3 compresiones torácicas hasta que el bebé reaccione, lleguen los paramédicos o pueda usar un desfibrilador externo automático.

Para abrir la vía aérea de un recién nacido:

  • Coloque 1 mano en la frente del bebé y empuje firmemente para echar la cabeza del bebé hacia atrás. No coloque la mano detrás del cuello para echar la cabeza del bebé hacia atrás.

  • Alce la barbilla del bebé con la otra mano. Mantenga la boca del bebé abierta. No apriete el tejido blando que se encuentra debajo de la barbilla, ya que esto podría causar que se cierre la vía aérea.



  • Fíjese si hay algo dentro de la boca del bebé que podría estar impidiendo el paso del aire por la parte posterior de la garganta, como un trozo de alimento o un juguete pequeño. Si ve algo que puede alcanzar fácilmente, extráigalo con el dedo.

Para dar respiraciones de rescate:

  • Respire hondo y apriete sus labios alrededor de la nariz y la boca del bebé, de modo que no se escape el aire. Si su boca es demasiado pequeña como para cubrir la nariz y la boca del bebé a la vez, apriete la nariz con el dedo índice y el pulgar y cubra la boca del bebé con su boca. También puede dar respiraciones de rescate por la nariz del bebé si puede mantener la boca el bebé cerrada.



  • Respire durante 1 segundo cada vez dentro de la boca o nariz del bebé. No dé bocanadas largas de aire. No respire con demasiada fuerza ni demasiado rápido. Respire normalmente una vez después de cada respiración que dé al bebé.

  • Si la vía aérea está abierta, el pecho del bebé se alzará cada vez que le dé una respiración de rescate. Puede que deba cambiar la cabeza del bebé de posición para volver a abrir la vía aérea. Si aún no puede hacer que el aire entre, es posible que la vía aérea esté obstruida con un objeto. Fíjese nuevamente si hay un objeto que podría quitar.

Para hacer compresiones torácicas:

Las compresiones torácicas aprietan el corazón entre la columna vertebral y el esternón. De este modo se expulsa la sangre del corazón hacia el cerebro y el cuerpo del bebé.

  • Coloque la yema de 2 dedos donde las costillas del recién nacido se unen en el medio del pecho, a la misma distancia de los pezones. Este hueso es el esternón.



  • Comprima el esternón del recién nacido 1 pulgada y ½ (4 centímetros) hacia abajo con las yemas de los dedos. Debería ser al menos ⅓ de la profundidad del tórax del bebé recién nacido.

  • No empuje hacia adelante con la mano cuando haga las compresiones. Mueva los dedos sólo hacia arriba y hacia abajo. Las compresiones deben ser constantes y uniformes. Esto significa que debería de tardar la misma cantidad de tiempo en comprimir con los dedos que en soltar el pecho del bebé. Permita que el pecho se relaje por completo entre las compresiones. Esto permite que la sangre regrese al corazón antes de la siguiente compresión. Deje sus manos en la posición indicada sobre el pecho del bebé entre una compresión y la siguiente.

  • Haga 3 compresiones torácicas. Empuje con fuerza y rápidamente. No espere ni se detenga entre las compresiones. Cuente las compresiones en voz alta como ayuda para realizarlas a un ritmo constante y parejo. Las compresiones rápidas y constantes aumentan las probabilidades de que el bebé recién nacido sobreviva.

Cómo usar un DEA:

Las siguientes son instrucciones generales para el uso de un DEA. Siga las instrucciones detalladas que aparecen dentro o sobre el estuche del DEA. No saque el desfibrilador del estuche, a menos que tenga pensado usarlo. Quite toda la ropa del pecho del bebé antes de abrir el DEA.

  • Abra el DEA: Es posible que haya un cierre en uno o ambos lados del estuche. Encienda el dispositivo. El interruptor o botón de encendido debería de estar claramente marcado.

  • Busque los parches de electrodos: Es posible que deba tirar de una palanca o abrir o desenvolver los parches. Los parches podrían estar conectados al dispositivo por alambres delgados. No separe los parches del dispositivo.

  • Prepare los parches: Los parches de electrodos podrían tener un lado adhesivo que se pega al pecho del recién nacido. Es posible que tenga que quitar el papel protector de los parches para exponer el lado pegajoso antes de que pueda utilizarlos.

  • Prepare al recién nacido: Saque al bebé del agua si es necesario. Seque el agua o sangre que tenga en el pecho. La piel debe de estar seca para aplicar los parches.

  • Aplique los parches: Coloque un parche en la parte superior derecha o izquierda del pecho, hacia el centro y por debajo de la clavícula. Coloque el otro parche en el otro lado del pecho, justo debajo y al costado del seno. También puede colocar un parche de cada lado de la caja torácica, justo debajo y hacia fuera de los senos. El DEA realizará una descarga eléctrica si es necesario.

  • Inicie la RCP: Es posible que el corazón del recién nacido tarde un minuto o más para empezar a latir correctamente después de que reciba una descarga eléctrica. Debido a esto, inicie la RCP de inmediato. Continúe dando 1 respiración de rescate seguida de 3 compresiones torácicas hasta que el recién nacido reaccione o llegue el personal médico de rescate.

Evite que un bebé recién nacido tenga un paro respiratorio o cardíaco:

  • No deje a un bebé recién nacido solo en el agua o cerca del agua, como una alberca o la tina del baño.

  • Ponga a su bebé recién nacido en un asiento de seguridad para el automóvil. Nunca deje a un bebé solo dentro de un automóvil. No maneje si ha estado consumiendo bebidas alcohólicas o ha tomado drogas o medicamentos que le dan sueño.

  • Coloque al bebé boca arriba cuando lo ponga a dormir. Corre mayor riesgo de ser víctima del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) si duerme boca abajo o sobre una superficie blanda. No fume alrededor del bebé.

© 2013 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide
(web4)