Fractura De Pie En Adultos

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué es una fractura del pie?

Se produce una fractura en el pie cuando uno o más de los huesos del pie se quiebran. Las fracturas en el pie por lo general son el resultado de un traumatismo, una caída o lesiones por sobrecarga reiteradas.

¿Cuáles son los diferentes tipos de fracturas del pie?

  • No desplazada: El hueso se agrieta o se quiebra pero permanece en su lugar.

  • Desplazada: El hueso se quiebra en 2 partes.

  • Conminuta: El hueso se quiebra en varios lugares.

  • Fractura abierta: El hueso quebrado sobresale de la piel.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fractura del pie?

  • Sensibilidad en el área lesionada

  • Dolor en el pie que empeora cuando intenta pararse o caminar

  • Adormecimiento en el pie o los dedos del pie

  • Se escucha un crujido cuando mueve el pie

  • Inflamación, moretones, ampollas o heridas abiertas en la piel del pie lesionado

  • Disminución en la capacidad de mover el pie o de caminar

  • Cambio en la forma del pie

¿Cómo se diagnostica una fractura del pie?

Su médico le examinará el pie. Es posible que le toque el pie para comprobar si ha perdido la sensación. Se fijará si la piel está abierta. Podría comprobar si puede mover el pie. Puede que deba hacerse alguna de las siguientes pruebas:

  • Radiografía: Se trata de una imagen que se toma del pie para comprobar si algún hueso está fracturado. Es posible que deba apoyar el pie lesionado para tomar la radiografía.

  • Tomografía computarizada: Este estudio también se conoce como TC. Una máquina de rayos x utiliza una computadora para tomar imágenes de su pie. En las imágenes se podría ver si tiene una fractura u otra lesión en el pie. Es posible que le administren un tinte o medio de contraste antes del estudio para que los médicos puedan ver las imágenes con mayor claridad. Informe al médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un medio de contraste.

  • Imagen por resonancia magnética (IRM): Para realizar este estudio se utilizan imanes potentes y una computadora que toma imágenes de su pie. Las imágenes podrían mostrar si tiene una fractura u otra lesión en el pie. Es posible que le administren un tinte o medio de contraste para que las imágenes sean más claras. Informe al médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica a un medio de contraste. No entre a la sala donde le harán el estudio por resonancia magnética con ningún objeto de metal. El metal puede causar lesiones graves. Dígale al médico si tiene algún objeto de metal dentro o sobre su cuerpo.

  • Escáner óseo: Se administra una pequeña y segura cantidad de un medio de contraste radioactivo por vía intravenosa. Se toman imágenes de los huesos del pie para ver si hay alguna fractura.

¿Cómo se trata una fractura del pie?

El tratamiento dependerá del tipo de fractura que tenga y de lo grave que sea. Es posible que necesite alguno de los siguientes tratamientos:

  • Bota, yeso o férula: Es posible que le pongan una bota, un yeso o una férula para limitar el movimiento de la parte inferior de la pierna y el pie. Estos dispositivos mantienen los huesos en su lugar, alivian el dolor y evitan que el pie se dañe aún más.

  • Medicamentos:

    • Analgésico para el dolor: Es posible que le receten un medicamento para aliviar el dolor. No espere a que el dolor sea demasiado fuerte para tomar este medicamento.

    • Antibióticos: Este medicamento se administra para ayudar a tratar o prevenir una infección causada por bacteria.

    • Vacuna antitetánica: Se trata de una inyección de un medicamento que impide que contraiga tétanos. Es posible que necesite darse esta vacuna si se le abrió la piel como resultado de la lesión. Debería darse la vacuna antitetánica si no se la ha dado en los últimos 5 a 10 años.
    .
  • Cirugía: Podría necesitar una cirugía si la fractura de su pie es grave o si no se cura con otros tratamientos. Si tiene una fractura abierta, podría ser necesario hacer desbridamiento antes de la cirugía. Mediante este tratamiento el médico quita el tejido dañado e infectado y limpia la herida. Se hace para evitar que contraiga una infección y que sane mejor. Podría necesitar alguna de las siguientes cirugías:

    • Fijación externa: Mediante esta cirugía se colocan tornillos en los huesos fracturados a través de la piel. Los tornillos se fijan a un dispositivo que se encuentra fuera del pie. La fijación externa mantiene los huesos unidos, de modo que se puedan sanar.

    • Reducción abierta y fijación interna: Durante esta cirugía, el médico hará una incisión en el pie para enderezar los huesos fracturados. Es posible que use alambres, tornillos y placas de metal o clavos para mantener unidas las partes de los huesos fracturados.

    • Fijación con clavo: Es posible que su médico deba usar clavos de alambre de metal para enderezar los huesos fracturados del pie. Los clavos mantendrán unidas las partes del hueso fracturado. Colocarán los clavos a través de la piel y usarán un pequeño taladro para ponerlos en el hueso.

  • Tracción: Se tira de los huesos para volver a colocarlos en su lugar. Se podría poner un clavo en el hueso o en el yeso y sujetarlo al dispositivo de tracción. Se cuelgan pesas del dispositivo de tracción para ayudar a poner los huesos en la posición correcta.

¿Cuáles son los riesgos de tener una fractura en el pie?

  • Los nervios, tejidos y vasos sanguíneos de su pie se podrían dañar durante la cirugía. Puede que se le adormezca o sienta debilidad en el pie y los dedos del pie. Es posible que su pie no sane bien o que no quede igual que antes de la lesión. Los tornillos o clavos que se usaron durante la cirugía se podrían soltar y podría ser necesario hacer otra cirugía. Es posible que contraiga una infección. Se le podría formar un coágulo de sangre en la pierna. El coágulo podría desplazarse al corazón o el cerebro y causar problemas que podrían poner su vida en peligro, como un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

  • Si no recibe tratamiento, puede que la fractura de su pie no se sane. Si la fractura se cura sola, su pie podría quedar deformado. Es posible que no pueda mover el pie tan bien como antes de la lesión. Podría sentir dolor, debilidad o pérdida de la sensación en el pie. Podría correr riesgo de que se le formen coágulos sanguíneos. Se le podrían dañar los tejidos y contraer una infección. Si la infección es grave, se le podría infectar el hueso y podría resultar necesario amputarle el pie.

¿Qué puedo hacer para ayudar a que mi pie se cure?

  • Descanso: Es posible que deba descansar el pie y evitar las actividades que le provocan dolor. En el caso de las fracturas de sobrecarga, tendrá que evitar la actividad que causó la fractura hasta que su pie se sane.

  • Hielo: El hielo ayuda a bajar la inflamación y aliviar el dolor. Es posible que el hielo también contribuya a evitar que los tejidos se dañen. Use un paquete de hielo o ponga hielo molido en una bolsa plástica. Envuelva el hielo con una toalla y colóquelo sobre su pie durante 15 a 20 minutos cada hora o como le indiquen.

  • Eleve el pie: Levante el pie por encima del nivel de su corazón tan a menudo como pueda. Esto contribuirá a bajar la inflamación y calmar el dolor. Apoye el pie sobre varias almohadas o mantas para estar cómodo.

  • Fisioterapia: Una vez que haya sanado, un fisioterapeuta podrá enseñarle ejercicios para fortalecer el pie, aumentar el movimiento y aliviar el dolor.

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

Llame a su médico si:

  • Tiene fiebre.

  • Le salen nuevas llagas alrededor de la bota, el yeso o la férula.

  • Le surge dificultad o tiene mayor dificultad para mover el pie.

  • Nota que sale mal olor de debajo del yeso.

  • Se le daña la bota, el yeso o la férula.

  • Tiene alguna pregunta sobre su condición o cuidado.

¿Cuándo debo buscar atención médica inmediata?

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • El dolor en su pie lesionado empeora, aún después de descansar y tomar el analgésico para el dolor

  • La piel o los dedos del pie se le adormecen, están inflamados, fríos, blancos o azules.

  • Siente más dolor o tiene más inflamación que antes de que le pusieran el yeso.

  • La herida drena líquido o pus.

  • El vendaje se le empapa de sangre.

  • Su pierna se siente caliente, sensible, y dolorosa. Podría verse inflamada y roja.

  • Se siente mareado y le falta el aliento de forma repentina.

  • Le duele el pecho cuando respira hondo o tose. Es posible que escupa sangre al toser.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2014 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Hide
(web2)