Colecistectomía Laparoscópica

LO QUE USTED DEBE SABER:

  • La colecistectomía laparoscópica es la cirugía para tratar las enfermedades de la vesícula biliar y el conducto de la bilis. Estas enfermedades incluyen la colecistitis (inflamación de la vesícula biliar) y la colelitiasis (piedras en la vesícula biliar o en el conducto de la bilis). La vesícula biliar es un órgano con forma de pera localizada debajo del hígado en el lado superior derecho del abdomen (estómago). Almacena la bilis que viene del hígado y ayuda en la digestión de los alimentos. La bilis es llevada por el conducto de la bilis a los intestinos. Si se deja sin tratamiento, los cálculos biliares pueden bloquear el flujo de la bilis y causando más inflamación, infección y dolor abdominal.
    Gallbladder, Liver and Pancreas


  • En una colecistectomía laparoscópica, se hacen pequeñas incisiones (cortes) en el abdomen. Los médicos meterán instrumentos especiales y un laparoscopio por estas incisiones para hacer su cirugía. Un laparoscopio es un tubo largo de metal con luz y una videocámara diminuta en su punta. Esto le da a los médicos una vista clara del área abdominal al ver las imágenes en un monitor. Durante esta cirugía, se quitara su vesícula biliar y los cálculos biliares. Con la colecistectomía laparoscópica, se pueden curar la colecistitis y la colelitiasis y sus síntomas serán aliviados.

INSTRUCCIONES:

Medicamentos:

  • Mantenga una lista vigente de sus medicamentos: Incluya las dosis, frecuencia, forma que toma sus medicamentos y la razón. Traiga la lista o los recipientes de las píldoras a sus visitas de seguimiento. Tenga consigo su lista de medicamentos en caso de una emergencia. Bota las listas viejas. Use las vitaminas, hierbas, o suplementos alimenticios solo como se le haya indicado.

  • Tome sus medicamentos como se le haya indicado: Llame a su médico de cabecera si piensa que sus medicamentos no están funcionado como se había esperado. Infórmele cualquier alergia que usted haya tenido, y si desea suspender o cambiar su medicamento.

  • Antibióticos: Estos medicamentos pueden ser administrados para ayudarle a combatir las infecciones causadas por bacterias. Tome sus antibióticos siguiendo siempre las indicaciones de su médico de cabecera. No deje de tomar su medicamento a menos que se lo haya indicado su médico de cabecera. Nunca guarde antibióticos o tome antibióticos de sobrante que le han dado antes para otra enfermedad.

  • Medicamento para el dolor: Usted podría necesitar medicamento para suspender o reducir el dolor.

    • Aprenda como tomar su medicamento. Pregunte cual es el medicamento que necesita tomar y la dosis. Asegúrese que usted sepa cómo, y cuando lo necesita tomar al igual que la frecuencia.

    • No espere que su dolor este muy fuerte para tomar su medicamento. Informe a sus médicos si no disminuye su dolor.

    • Los medicamentos para dolor podrían causar mareos o soñolencia. Para prevenir caídas, llame a alguien cuando se vaya a levantar de la cama o si necesita ayuda.

Solicite información sobre la localidad y hora de sus consultas de seguimiento:

Solicite más información sobre el cuidado continuo, tratamientos, o servicios a domicilio.

Coma alimentos saludables:

Elija una variedad de alimentos saludables de todos los grupos de comida cada día. Incluya el pan de grano entero, el cereal, el arroz, y pasta. Coma una variedad de frutas y vegetales, incluyendo vegetales de color verde oscuro y anaranjado. Incluya productos lácteos como leche baja en grasa, yogur y queso. Seleccione fuentes de proteína baja en grasa como carne de res, pollo, pescado, frijoles, huevos y nueces. Pregunte cuantas porciones de grasa, aceites y dulces usted debería comer cada día y si usted debe seguir una dieta especial.

Cuidado de la herida:

Cuándo a usted se le permita bañarse, lave con cuidado sus incisiones con jabón y agua. Después, ponga vendas nuevas y limpias. Cambie sus vendas cada vez que ellas se mojen o ensucien. Pregúntele a sus médicos para más información acerca del cuidado de su herida.

PÓNGASE EN CONTACTO CON UN MÉDICO SI:

  • Usted tiene una fiebre.

  • Usted tiene escalofríos, tos o se siente débil y adolorido.

  • Usted tiene náusea (malestar estomacal) o vomito (devolver).

  • Su venda llega a estar empapada con sangre.

  • Su piel le pica, se hincha o tiene un sarpullido.

  • Usted tiene dolor de pecho o problemas para respirar que se empeora con el tiempo.

  • Usted tiene preguntas o dudas acerca de su cirugía, su condición o del cuidado.

BUSQUE ATENCIÓN INMEDIATA SI:

  • Usted se siente muy lleno y no puede eructar ni vomitar (devolver).

  • Usted tiene dolor en su abdomen que no se quita o empeora.

  • Usted tiene problemas para evacuación.

  • Usted tiene pus o un olor pestilente que viene de su incisión.

  • Usted tiene dolor severo en el hombro.

  • Su vómito es de color verde, parece poso de café o tiene sangre.

  • Usted de repente se siente mareado y tiene problemas para respirar.

  • Usted tiene un nuevo dolor y de pecho y repentino. Usted podría tener más dolor cuando usted toma alientos profundos o tose. Usted también podría toser sangre.

  • Su brazo o pierna se sienten calientes, sensibles, y dolorosos. Se podría ver inflamado y rojo.

  • Sus síntomas regresan.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Hide
(web5)