Skip to Content

Bronquiectasia

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué es bronquiectasia?

La bronquiectasia es una condición pulmonar que causa que los bronquios del niño se ensanchen de forma permanente. Los bronquios son vías respiratorias grandes que ayudan a que el aire entre y salga de los pulmones del niño. Los pulmones del niño producen mucosidad para atrapar y extraer los germénes y los agentes irritantes que entran por la respiración. Cuando el niño tiene bronquiectasia, los pulmones no pueden eliminar la mucosidad como lo harían normalmente. Esto puede provocar infecciones, inflamación y cicatrización en los pulmones del niño y le podría dificultar la respiración.

¿Qué aumenta el riesgo de que el niño tenga bronquiectasia?

  • Daño químico: El reflujo gastroesofágico (RGE) del estómago o el hecho de respirar vapores dañinos podría dañar las vías respiratorias del niño.

  • Problemas con el sistema inmunológico: Se incluyen las condiciones como las alergias, la artritis reumatoide, la enfermedad inflamatoria intestinal o la infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Estas condiciones pueden aumentar el riesgo de que el niño contraiga una infección o que se le dañen las vías respiratorias.

  • Enfermedades genéticas: Es posible que el niño haya nacido con una condición de salud, como la fibrosis quística, que dificulta la eliminación de la mucosidad.

  • Obstrucciones: Es posible que al niño se le quede un trozo de comida atascado en forma accidental en las vías respiratorias cuando come. Si el niño tiene un tumor en el pecho, podría agrandarse y obstruir las vías respiratorias. Esto podría resultar en una inflamación o infección.

  • Infecciones pulmonares anteriores: Las infecciones pulmonares, como el sarampión, la tos ferina, la tuberculosis o la neumonía, podrían dañar las vías respiratorias del niño.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la bronquiectasia?

Es posible que los siguientes signos y síntomas surjan con el paso del tiempo:

  • Tos con flema

  • Esputo (mucosidad de los pulmones) con mal olor

  • Debilidad y cansancio

  • Respiración sibilante o dificultad para respirar

  • Pérdida del apetito o de peso

  • Dedos de las manos o los pies en palillo de tambor

  • Dolor en el pecho

¿Cómo se diagnostica la bronquiectasia?

El médico examinará al niño. Le auscultará los pulmones y el corazón. Le preguntará qué otras condiciones de salud tiene el niño o qué medicamentos toma. Es posible que el niño deba hacerse alguno de los siguientes exámenes:

  • Muestra de esputo: Se recoge una muestra de esputo en una taza cuando el niño tose. Se envía la muestra al laboratorio para averiguar si el niño tiene una infección.

  • Radiografía de tórax: Se usa para mirar los pulmones y las vías respiratorias del niño y comprobar cuál es la causa de la bronquiectasia.

  • Tomografía computarizada: Este estudio también se conoce como TC. Una máquina de rayos x utiliza una computadora para tomar imágenes del tórax y las vías respiratorias del niño. Es posible que administren un tinte o medio de contraste al niño antes del estudio para que los médicos puedan ver las imágenes con mayor claridad. Informe al médico si el niño ha tenido alguna vez una reacción alérgica a un medio de contraste.

  • Broncoscopía: Se realiza este examen para mirar dentro de las vías respiratorias y los pulmones del niño. Los médicos colocarán un broncoscopio (un tubo con una luz y una lupa en el extremo) por la boca del niño y lo harán llegar a los pulmones. Es posible que administren un medicamento al niño para que no sienta dolor o para ayudarlo a relajarse durante el examen. Puede que los médicos también tomen muestras de esputo, fluido o células de los pulmones del niño para analizarlas. Es posible que de este modo se descubra la causa de la bronquiectasia o si el niño tiene una infección.

  • Pruebas de la función pulmonar: Las pruebas de la función pulmonar ayudan a los médicos a comprobar cómo el cuerpo del niño usa el oxígeno. El niño tendrá que respirar por una boquilla que está conectada a una máquina. La máquina mide la cantidad de aire que el niño inhala y exhala durante un determinado período de tiempo. Las pruebas de la función pulmonar ayudan a los médicos a decidir cuál es el tratamiento más apropiado para el niño.

¿Cómo se trata la bronquiectasia?

  • Medicamentos:

    • Antibióticos: Estos medicamentos contribuyen a combatir o prevenir las infecciones causadas por una bacteria. Siga las indicaciones para dar estos medicamentos al niño.

    • Broncodilatadores: Pueden administrar los broncodilatadores a su niño para ayudar a expandir los conductos aéreos de sus pulmones y facilitarle la respiración.

    • Expectorantes: Estos medicamentos contribuyen a diluir la mucosidad del niño. Cuando la mucosidad no es tan espesa, es posible que al niño le resulte más fácil escupirla al toser. Esto podría contribuir a que el niño respire con mayor facilidad y que se mejore más rápidamente.

    • Esteroides: Al inhalarlos, los esteroides ayudan a bajar la inflamación en los pulmones del niño y abrir sus vías respiratorias, de modo que pueda respirar con mayor facilidad.

  • Oxígeno: Es posible que se administre oxígeno al niño por una máscara o una cánula nasal para ayudarlo a respirar con mayor facilidad. El oxígeno también puede aliviar el trabajo que realiza el corazón del niño y evitar que surjan más problemas. .

  • Cirugía: Es posible que deban extraerle al niño la parte del pulmón que le está causando los síntomas. Pida más información sobre esta cirugía.

¿Cómo puedo ayudar a controlar los síntomas del niño?

El médico podría enseñarle técnicas de limpieza de las vías respiratorias que ayudarán al niño a expectorar la mucosidad. Estas técnicas podrían contribuir a aliviar los síntomas que tiene el niño.

  • Oscilación de las vías respiratorias: Se usa un dispositivo que hace vibrar las vías respiratorias del niño cuando respira por él. El niño tendrá que inhalar hasta que se le llenen los pulmones de aire y luego contener el aliento durante 2 ó 3 segundos. A continuación deberá apretar el dispositivo dentro de su boca y respirar normalmente por él.

  • Oscilación de la pared torácica: Para esta terapia el niño debe ponerse un chaleco especial que se acopla a una máquina. El chaleco hace vibrar el pecho del niño.

  • Percusión: Usted debe golpear vigorosamente la espalda del niño con la mano ahuecada o con una taza de plástico blando. Esta técnica ayuda a soltar la mucosidad de las vías respiratorias del niño. Pida al médico que le muestre cómo hacer percusión al niño.

  • Terapia de presión espiratoria positiva: Para esta terapia se usa un dispositivo que mantiene cierta cantidad de aire en las vías respiratorias del niño cuando expulsa el aire. Esto ayuda a evitar que la mucosidad se quede atrapada en sus vías respiratorias pequeñas y hace que sea más fácil expulsarla al toser.

  • Drenaje postural: Esta terapia ha sido diseñada para ayudar a drenar la mucosidad de distintas partes de los pulmones del niño. El médico le mostrará cómo debe colocar al niño para hacer esta terapia.

¿Cuáles son los riesgos de la bronquiectasia?

Es posible que el niño sangre más de lo esperado o que contraiga una infección después de una cirugía pulmonar. Si no recibe tratamiento para la bronquiectasia, puede que las vías respiratorias del niño se llenen de mucosidad. Esto podría dificultarle la respiración. La presión podría aumentar en los vasos sanguíneos que se encuentran alrededor de los pulmones y se podría producir insuficiencia cardíaca y una hemorragia. Estas condiciones podrían poner en peligro la vida del niño.

¿Qué puedo hacer para evitar que la bronquiectasia del niño empeore?

  • No permita que nadie fume cerca del niño: El humo del tabaco puede irritar las vías respiratorias del niño y hacer que su condición empeore.

  • No permita que el niño se acerque a las personas enfermas: De este modo es menos probable que el niño se enferme y contraiga una infección.

  • Pregunte sobre las vacunas: Consulte con el médico si debe vacunar al niño contra la gripe o la neumonía. El mejor momento para vacunarlo contra la gripe es en octubre o noviembre. La vacuna contra la gripe dura 1 año. La vacuna contra la neumonía dura 5 ó 6 años. Pregunte al médico qué vacunas necesita el niño.

¿Dónde puedo encontrar más información?

  • National Heart, Lung and Blood Institute
    Health Information Center
    P.O. Box 30105
    Bethesda , MD 20824-0105
    Phone: 1- 301 - 592-8573
    Web Address: http://www.nhlbi.nih.gov/health/infoctr/index.htm

¿Cuándo debo comunicarme con el médico del niño?

Comuníquese con el médico del niño si:

  • El niño tiene fiebre.

  • El niño tose más que de costumbre o su respiración es sibilante.

  • Los medicamentos no le alivian los síntomas al niño.

  • Tiene alguna pregunta o inquietud acerca de la condición o cuidado del niño.

¿Cuándo debo buscar atención médica inmediata?

Busque atención médica de inmediato o llame al 911 si:

  • El niño escupe sangre al toser.

  • Al niño le surge dificultad para respirar o tiene más dificultad para respirar.

  • El niño está confundido o siente que se va a desmayar.

  • Al niño le duele mucho el pecho.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación del cuidado de su niño. Informarse acerca del estado de salud del niño y sobre la forma como puede tratarse. Discuta con los médicos de su niño las opciones de tratamiento para decidir el cuidado que se usted desea para él. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

© 2015 Truven Health Analytics Inc. Information is for End User's use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes. All illustrations and images included in CareNotes® are the copyrighted property of A.D.A.M., Inc. or Truven Health Analytics.

Learn more about Bronquiectasia

Hide